Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

La ocasión de hacerse con un automóvil excepcional, con los medios económicos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La sala de subastas Artcurial organiza para el próximo sábado, a partir de las 8 de la tarde, su tradicional venta de automóviles de excepción.

Una ocasión única para procurarse el placer de obtener una de las piezas de colección puestas a la venta. Eso sí, con la condición de poseer el dinero suficiente para hacerse con algunas de  ellas.

La venta está articulada en torno a tres colecciones privadas: la de Henry Browne de Kilmai, que fue durante muchos años administrador del Automobile Club de l’Ouest, creador y organizador de las 24 horas de Le Mans, y co-fundador del museo de Le Mans. A principio de los años sesenta adquirió cinco modelos presentes en la venta, entre ellos, un Brouhot DI de 1904, Lorraine Dietrich de 1910, y Lion Peugeot de 1906.

El industrial belga Thierry Dehaeck ha reunido 12 automóviles de las marcas más prestigiosas: Rolls-Royce, Mercedes-Benza, Ferrari o Jaguar. Y Pierre Veniard, que lleva más de medio siglo coleccionando automóviles y dándoles vida participando en rallyes, pone a la venta algunas de esos coches que conoce a la perfección por haberlos desmontado y montado él mismo.

Entre los coches más prestigiosos que figuran en el catálogo están dos Bugatti, un Cabriolet Stelvio, valorado en 350.000 euros, y un Atalante, cuyo precio no está estimado; un Mercedes 300 SL coupé “papillon”, valorado en 450.000 euros; y un Ferrari 365 GTB conversión Spider, valorado en 250.000 euros.

Los coches son caros, pero como soñar no cuesta, vale la pena darse una vuelta el próximo viernes por la tarde o el sábado hasta una hora antes del comienzo de la subasta, para poder contemplar en el Palacio de Congresos de la Porte Maillot estas “joyas” del motor en busca de un nuevo dueño.