Martes 30/08/2016. Actualizado 16:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Están ocurriendo cosas muy graves

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El día a día hace que hechos tan graves como los que están ocurriendo en España se digieran con facilidad. Como si las noticias quitaran importancia a los hechos.

Un artículo de...

Rafael  Gómez Pérez
Rafael Gómez Pérez

Profesor de Antropología Cultural.

Más artículos de Rafael Gómez Pérez »

Las cosas graves son muchas. Empezando por el primum vivere, la gente en paro, la que vive casi solo con lo puesto. Pero hay otro tipo de indigencia menos visible: la de pensamiento crítico, la de la ausencia de lucha por la libertad individual, sin caer en las trampas de las identidades (caso Cataluña) o de los prestidigitadores del populismo.

Después, la corrupción política. Bastaría con un caso –pero hay cientos- para que ya diera asco.

Se añade la idea, muy metida en el inconsciente colectivo, de que vale todo, de que las cosas se justifican por el hecho de darse. No hay consenso en unas mínimas normas morales, cada uno se fabrica la propia ética a su gusto, sin caer en la cuenta de que, admitiendo esto, se justifica la corrupción o cualquier otro chanchullo.

Estamos es una cultura de máscaras, donde se admite con facilidad la contradicción. Iglesias dice que su partido cabalga las contradicciones, pero los demás partidos, sin decirlo, también lo hacen. Me pongo una máscara para defender, por ejemplo, la tan traída unidad de España y otra para decir que hay que permitir que cada terruño elija si quiere seguir con los demás. Cultura de carnaval.

Los políticos que dicen nunca nunca nunca, luego dicen sí, sí, sí. El que era chavista hasta los tuétanos se nos hace socialdemócrata danés. Los políticos se han dado cuenta de que sus contradicciones no pasan factura.

Es verdad que la mayoría de la gente común, la gente que trabaja y cuida a su familia, hacen que cada día el país funcione. Los profesionales de la educación, la sanidad, el transporte, la acogida al turista, la comida... cumplen bien, como en las demás profesiones y oficio.

Pero en medio de eso, que es verdad, el país se desfibra, confiando en soluciones “políticas”, cuando la solución viene por la suma del trabajo real de cada persona y de una educación que le permita no tragarse los cuentos de hadas de la utopía.

Negocio

Otra forma de ordenar las facturas, albaranes y recibos dentro de la impresora y en formato digital

Hasta ahora, solíamos ordenar nuestros albaranes, facturas y documentos de manera convencional: realizábamos los agujeros oportunos y los archivábamos en carpetas en función de su procedencia. Ahora hay otra manera más rápida, mas económica, de hacerlo.