Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Ya soy políticamente correcto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La opción homosexual, gays y lesbianas, es una opción sexual como otra cualquiera; es absolutamente respetable, tan respetable, al menos, como la heterosexual. Es una forma más de ejercer la sexualidad el ser humano y además es un signo de libertad, de progreso y de decencia.

 

En consecuencia el matrimonio entre personas del mismo sexo es un mtrimonio auténtico, con las mismas características y prerrogativas sociales y jurídicas que cualquier otro tipo de matrimonio.

 

Por lo tanto es normal y hasta beneficioso, que los matrimonios formados por personas del mismo sexo, tengan el derecho de adoptar niños exactamente igual que otro tipo de matrimonio.

 

Tiene toda la razón Leire Pajín cuando dice : "por vez primera llegamos pronto a la igualdad y a la libertad y nos convertimos en un referente mundial de la igualdad de oportunidades". Más acierto en una opinión sobre el matrimonio entre homosexuales no es posible.

 

Acierto supremo el de José Blanco cuando afirma en la manifestación del Día del Orgullo Gay: "estoy haciendo uso de la libertad individual por la que trabajo; porque haya ciudadanos libres dónde nadie imponga nada a nadie". Todo un tratado de ciencia política y una clarividente definición de la democracia.

 

Y qué decir de Llamazares cuando declara que : "hemos sido más en el Congreso y seremos más en la calle porque la sociedad española es progresista y librepensadora". Ante un análisis tan certero de la realidad social española caben pocas apostillas.

 

Hay realidades que son así y no se pueden negar, por eso dice la Ministra Carmen Calvo que el referéndum ya se ha hecho en el Parlamento. Y lleva toda la razón, porque eso de escuchar a la calle es antidemocrático y además, la calle es muy fácil de manipular. La voz auténtica es la de sus señorías.

 

Las manifestaciones solo son plausibles si van acompañadas de pancartas que incitan al incendio, a colgar a la gente de un pino, si hay disfraces con más o menos ropa, caras más o menos pintadas y actitudes de mayor o menor decoro.

 

Esa es la expresión de una sociedad más libre, más justa, más igualitaria, más decente y además un referente mundial.

 

Bueno, pues ya soy políticamente correcto.

·Publicidad·
·Publicidad·