Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

De res publica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Monarquía es la forma de Estado que nos hemos dado los españoles e, independientemente de las ideas de cada uno, la forma de Estado tiene que ser defendida por los poderes públicos

Frase latina que nuestros jóvenes –que no han visto el latín ni por el forro, y así les va- han debido de traducir por “nos vamos de república”. Y se van a jalear a la república como si se fueran de “botellón”. Es como si escucharan a Tierno: “Y ahora a colocaros con la república”. Y van y se colocan. Se colocan en los actos públicos a los que asisten los Príncipes de Asturias con unas banderas tricolores –que se supone que son anticonstitucionales-, y se vuelven a casa –de sus padres, por supuesto- tan contentos y con la satisfacción de los deberes –que les ha puesto Izquierda Unida, por supuesto- acabados y bien hechos.   Es la nueva moda. Y luego con ese ingenio que caracteriza a nuestros republicanos – El Zurriago o El Guirigay no confundir con Zerolo- gritan eso de “Felipe acelera, que viene la tercera”.   Claro que la culpa no es de esos cincuenta o sesenta que van a los actos de los Príncipes en Alcalá de Henares. Es culpa de quienes les han enseñado historia, de quienes jalean los ataques a la Monarquía, por que sí, e incluso de los monárquicos de siempre que viven su vida de la forma más despreocupada.   Mientras no se demuestre lo contrario, la Monarquía constitucional y parlamentaria es la forma de Estado que nos hemos dado los españoles e, independientemente de las ideas de cada uno, la forma de Estado tiene que ser respetada por todos y defendida por los poderes públicos y por todas y cada una de las instituciones.   Esto no sucede así en España y basta una mirada a los periódicos para darse cuenta de que hay “algo” y no se diga que son cincuenta y que no tienen representatividad y que mientras unos pocos abuchean a los Príncipes de Asturias la inmensa mayoría arropan sus visita y demuestran su cariño a la Corona.   Ese no es el problema. El problema reside en la falta de información y de cultura política, y de la otra, en quienes quieren identificar monarquía con antigüedad y república con progreso.   Ahora estamos en la moda de la memoria histórica. Dicen que la Generalitat de Cataluña se ha gastado 4 millones de euros en conmemorar la II República. Independientemente de que alguien o “alguienes” se están forrando, no son lógicos esos dispendios ni esos planteamientos además de la que está cayendo en Cataluña   Nada tienen que ver –a priori- las formas de estado con el buen gobierno. Los españoles nos dimos una forma de gobernarnos y tenemos que ser los españoles quienes decidamos si esa forma debe de cambiar.   Pero nunca desde la algarada callejera, desde la falta de sentido ciudadano y desde la mala educación cívica.