Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

De ríos y glaciares

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miguel Sebastián, ojo con el nombre, sostiene que la crisis es fundamentalmente inmobiliaria y que su gráfica será fluvial, profunda, pero de corta duración.

La economía es una ciencia que recurre con frecuencia a otras especialidades del conocimiento para fundamentar sus criterios. Las matemáticas y la estadística, desde luego, pero también la psicología, la sociología, la filosofía están entre las disciplinas de apoyo. A veces recurre a la lingüística y raramente, pero también a la geología. Veamos.

Discutimos ahora ardorosamente sobre la naturaleza fluvial o glaciar de la crisis. Si la cosa va de ríos secos, la crisis tendrá profundidad, pero el valle que hay que salvar será estrecho. El perfil es el de una V. Si, por el contrario, sostenemos que el tipo de la crisis es glaciar, queremos significar que será menos profunda, pero más dilatada la distancia entre los dos lados del valle. Su perfil sería de una U.

Miguel Sebastián, ojo con el nombre, sostiene que la crisis es fundamentalmente inmobiliaria y que su gráfica será fluvial, profunda, pero de corta duración. En su análisis sólo habla de ladrillos. Deja de lado cuestiones como la contracción del crecimiento, la situación energética, los precios de los alimentos básicos, las restricciones financieras internacionales, el impacto que ésta pueda tener en el turismo, las tensiones en el mercado laboral y algunos desajustes (los califico así por ser piadoso) en sectores industriales, sobre todo en el eléctrico o las incertidumbres generadas por la segura rápida exigencia del reforzado socialismo catalán sobre una financiación autonómica ad hoc, que sólo la inoportunidad electoral ha frenado.

Otros analistas no tan cercanos a la minusvaloración de la crisis que han hecho Zapatero y Solbes, son menos pesimistas en cuanto a la profundidad de la misma, pero entienden que requerirá puentes más largos, algunos de hasta toda la legislatura. Su análisis implica a aquellos elementos que Sebastián no pone en consideración.

¿Qué sería mejor, o menos malo, una V o una U en nuestro futuro inmediato? La respuesta, como diría un economista profesional es compleja. Cada uno de los perfiles tiene sus inconvenientes. Tratamiento de choque o tratamiento prolongado. A las víctimas que ya se está cobrando esta crisis les dará igual morir en una riada o plastados por la poderosa inercia del hielo fundido.