Martes 19/09/2017. Actualizado 16:52h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

¿Qué significa para el mundo laboral la compra de Whole Foods por Amazon?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Digitalización de la economía y la empresa tiene sus consecuencias, positivas y negativas.

Un artículo de...

Jorge  Díaz-Cardiel
Jorge Díaz-Cardiel

Socio Director General de Advice Strategic Consultants

Más artículos de Jorge Díaz-Cardiel »

La compra de Whole Foods por el rey del comercio electrónico, Amazon, pone a trabajar la robótica, la automatización, el trabajo en la nube y la inteligencia artificial.

Amazon, líder mundial en comercio electrónico compró Whole Foods -cadena de alimentación orgánica- por 13.400 millones de dólares. La primera sorpresa es que una empresa online compra otra offline, cuando, hasta ahora, había sido lo contrario. De todos es sabido que Amazon utiliza robots, inteligencia artificial, funciona en la nube (cloud), donde es líder con AWS, Big Data y otros muchos servicios y tecnologías que componen la Digitalización. Whole Foods es una cadena convencional de comida orgánica, eso sí, para rentas altas, porque cuatro es veces más caro que el resto de cadenas de alimentación. ¿Utilizará Whole Foods robots a partir de ahora? ¿Se digitalizará o continuará siendo como es hoy? ¿Qué significa para el trabajador, para la persona, este movimiento empresarial?

Imagine esta escena del futuro: Usted entra en una tienda y es recibido por su nombre, por una computadora con reconocimiento facial que le dirige a los artículos que necesita. Examinar un área pequeña - ninguna posibilidad de perderse o perder tiempo buscando cosas - porque la tienda sólo muestra los productos que usted quiere comprar. Usted agita su teléfono delante de cualquier producto que usted quiere comprar, después salga. En la trastienda, los robots recuperan sus artículos de un almacén y los entregan a su hogar vía el coche sin conductor o el zumbido de un drone.

La compra de Whole Foods por parte de Amazon por 13.400 millones de dólares, anunciada el viernes pasado, podría acelerar esa visión. Amazon ya ha hecho compras para casi todo lo que implica pasar menos tiempo esperando, haciendo trabajo o interactuando con la gente, y ahora podría hacer lo mismo para las compras alimenticias. Ya lo está intentando con una tienda en Seattle, Amazon Go, que no tiene vendedores ni líneas de pago.

Nuestra imagen mental de la automatización del trabajo es robots en fábricas o almacenes. Sin embargo, los próximos puestos de trabajo a desaparecer son probablemente los que son una parte mucho mayor de la vida cotidiana de la mayoría de las personas: los trabajadores de venta al por menor y cajeros en tiendas y restaurantes.

Durante mucho tiempo, los economistas hemos argumentado que los trabajos rutinarios -como el trabajo de fábrica y de oficina- eran vulnerables a la automatización, pero que los empleos en los sectores de servicios y conocimiento eran más seguros. Requieren habilidades humanas que son difíciles de imitar para las máquinas, como el juicio y la adaptabilidad. Estas habilidades son útiles cuando un ejecutivo toma decisiones estratégicas de negocios o cuando un cocinero prepara una tortilla de patata.

Pero, cada vez es más claro, que las partes de cada trabajo serán automatizadas y que el sector de servicios es el siguiente en digitalizarse. Aunque algunos trabajos de servicios como el enfermero, médico o el maestro de escuela todavía parecen seguros, otros, como los de los servicios del comercio minorista y de alimentos, ya están siendo desplazados. No es difícil enseñar a una máquina a hacer tareas rutinarias como escanear códigos de barras, almacenar estantes o preparar patatas fritas en aceite.

Norteamérica tiene la economía más digitalizada del mundo. Ocho millones de personas, el 6 por ciento de los trabajadores estadounidenses, son vendedores al por menor y cajeros, de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales. Se espera que los empleos de cajeros crezcan un 2 por ciento hasta 2024, significativamente más lento que el 7 por ciento de crecimiento del empleo en general, y la tecnología es la razón principal, según la “EPA del INE americano”.

La mitad del tiempo trabajado por los vendedores y cajeros se emplea en tareas que pueden ser automatizadas por la tecnología que está actualmente en uso, según un reciente informe del McKinsey Global Institute y que ha confirmado el Estudio Advice de éxito empresarial. Dos tercios del tiempo en las tareas realizadas por los trabajadores de la tienda de comestibles puede ser automatizado. Otro informe, de Forrester y Advice Strategic Consultants, estimaba que una cuarta parte de las tareas que los vendedores harían se automatizarían este año, y el 58 por ciento para 2020.

Estimaciones como estas son conjeturas en el mejor de los casos, porque imaginar el futuro es un acto de ciencia ficción. E, incluso cuando las tecnologías existen, las empresas las adoptan lentamente. Esa es una de las razones por la que la productividad no está aumentando a la tasa que los economistas podríamos esperar, a pesar de que más trabajo puede ser automatizado. Pero hay pruebas de que los empleos minoristas se están transformando rápidamente.

No busque más allá de la tienda Amazon Go. No tiene cajeros ni líneas de pago. La gente escanea sus teléfonos para entrar, y los sensores con visión por ordenador controlan lo que ponen en sus carritos de la compra. Cuando se van, se cobra automáticamente por lo que han comprado. Amazon lo llama "acaba de salir de la tecnología (que no de la tienda)."

Amazon Go está abierto sólo a los empleados de Amazon, por ahora y, según informes, ha tenido problemas durante su fase de pruebas, particularmente cuando la tienda está llena. Pero la tecnología mejorará cuando Amazon y otros minoristas sigan probándolo y desarrollándolo. En otros lugares, Amazon utiliza la tecnología de pago automático, los drones que entregan las compras y los robots que reponen los estantes y las cajas de relleno.

Las tiendas de Lowe's en California tienen robots de servicio al cliente que recorren los pasillos para responder a las preguntas de los clientes y supervisar el inventario. La cadena Eatsa de restaurantes no tiene trabajadores humanos a la vista, sino robots. Los clientes solicitan en la tienda iPads o en sus teléfonos, y recogen sus comidas de un cubículo que muestra su nombre. Varias cadenas de comida rápida, incluyendo McDonald's y Panera, también usan quioscos digitales donde los clientes piden y pagan por sí mismos.

Las empresas no invertirán en tecnología a menos que sea menos costoso que el empleo de personas, y la mayoría de los trabajadores minoristas rondan solo el salario mínimo. Pero, en un estudio de caso de las tiendas de comestibles, McKinsey y Advice Strategic Consultants encontraron que los ahorros de la automatización eran tres veces el coste y el 68 por ciento de los ahorros eran de costes laborales reducidos.

Los dueños de comercios minoristas dicen que la automatización de ciertas tareas no desplaza a los empleados necesariamente, sino que los libera para hacer otras cosas que son más valiosas para los clientes. Lowe's, por ejemplo, dijo que su robot de servicio al cliente respondió a preguntas sencillas para que los empleados pudieran proporcionar una experiencia más personalizada, como la planificación de proyectos en el hogar.

Whole Foods, antes de la adquisición de Amazon, hizo un argumento similar a Forrester. "No vamos a automatizar nuestras tiendas intencionadamente, al menos no en la parte del negocio que tiene relación personal con el cliente, con las personas". Veremos qué pasa ahora, cuando Whole Foods pertenece al Rey del Mambo de la Digitalización, Automatización, Robótica y Cloud Computing. ¡Ah! Y también de los drones y coches sin conductor…


Jorge Díaz-Cardiel. Socio director general de Advice Strategic Consultants.

Etiquetas
,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·