Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Ni siquiera bicefalia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El parto de los montes de la negociación colectiva y de las relaciones laborales es la mejor muestra de que no hay Gobierno

Tampoco es que fuera buena la bicefalia en el Gobierno y en el Partido Socialista, pero al menos hubiera dado una cierta sensación de actividad y de rumbo en la acción política. Lo que hay ahora con Rubalcaba -estando pero yéndose- y con Rodríguez Zapatero -sin estar y sin irse- es lo peor que podía suceder.

El parto de los montes de la negociación colectiva y del decretazo de las relaciones laborales es la mejor muestra de que –aunque se quiera dar otra sensación- no hay Gobierno ni gobernantes.

Lo sucedido con los pepinos españoles y el pie cambiado de la ministra del ramo es otra señal más de la ausencia de un Ejecutivo.

Parece que se recogen velas. En círculos socialistas se habla de la marcha de Pérez Rubalcaba del Gobierno, y si eso llega a suceder sería el clarinazo de las elecciones anticipadas. El candidato no puede aguantar casi un año en un Gobierno fantasma y, aunque sólo fueran los problemas de cada día, el desgaste se haría insufrible y además lo pagaría en las urnas. La antigua táctica de ganar tiempo para ver si escampa y se evita la victoria popular por mayoría absoluta está siendo cada vez más descartada por los ‘santones’ socialistas que, al no ver un horizonte electoral medianamente claro, quieren acabar cuanto antes con la agonía. Y no es la agonía de Rodríguez Zapatero, quien políticamente no existe, sino la agonía de todos ellos que van a quedar inservibles incluso para una acción de oposición decente.

Es Pérez Rubalcaba quien, según dicen en Ferraz, se está resistiendo, posiblemente porque quiera aprovechar el mejor momento. Lo dicho hasta ahora, centrado única y exclusivamente en la agenda secreta del Partido Popular para implantar recortes sociales, no ha dado resultado.

Se habla en ambientes políticos de las cartas o los ases en la manga de Pérez Rubalcaba.

Pero, ¿y si no hubiera, ni ases, ni cartas, ni siquiera manga y estuviéramos ante un mortal, políticamente hablando, como los demás?

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·