Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Accidente de Afganistán: varios cuerpos cayeron antes de que el helicóptero estallara en el suelo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La identificación de los diecisiete militares españoles muertos en el accidente de Afganistán fue más rápida de lo habitual porque los cuerpos de algunos de los fallecidos cayeron al suelo antes de que el helicóptero ardiera tras estallar.

La identificación de los diecisiete militares españoles muertos en el accidente de Afganistán fue más rápida de lo habitual porque los cuerpos de algunos de los fallecidos cayeron al suelo antes de que el helicóptero ardiera tras estallar. Los equipos desplegados en la zona tras producirse el siniestro encontraron varios cadáveres en el suelo, que por tanto no habían sufrido los efectos de la explosión y las llamas, lo que permitió una identificación rápida y sencilla, por las huellas digitales, y descartar así nombres en el resto, los que quedaron dentro del fuselaje quemado del aparato. Para estos últimos fue preciso recurrir, en algunos casos, a pruebas de ortodoncia, que fueron suficientes por lo que no fue precisa practicar análisis de ADN, mucho más lentos. Esta circunstancia abona, según los expertos, la hipótesis del accidente, por encima de la del ataque enemigo. Según expertos del Ejército del Aire consultados por ECD, todo indica que el “Cougar”, que discurría en vuelo rasante a escasos tres metros del suelo, golpeó con su tren de aterrizaje alguna roca, o una de las aspas golpeó una pared: el aparato empezó a rodar sin control, dejando una gran mancha negra sobre el terreno, para estallar finalmente a unos cincuenta metros más allá. Durante ese trayecto descontrolado se cree que salieron despedidos algunos de los cuerpos encontrado después. La mancha negra sobre el terreno se atribuye a pérdidas de carburante y a municiones que estallaron hasta que se produjo la explosión final. En cuanto al segundo helicóptero, solamente pudo ver la columna de fuego del primero, sobre el suelo, en ese momento dedujo que había sufrido un ataque e inició una maniobra de evasión consistente en bajar en vertical y casi en pérdida, sobre el lugar donde se encontraba, que resultó ser una zona no llana, donde por el impacto se rompió el rotor de cola, causando algunos heridos leves. Los soldados de la dotación se desplegaron inmediatamente sobre el terreno, en previsión de que se tratara efectivamente de un ataque. Según ha sabido El Confidencial Digital, de fuentes militares solventes, por aquí caminan en estos momentos las hipótesis de la comisión de investigación que estudia lo ocurrido en Afganistán.