Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La seguridad “interna” del Acuartelamiento de La Salve en Bilbao incumple la normativa de Protección dictada por Interior para el País Vasco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Guardias civiles del cuartel bilbaíno de La Salve han denunciado el mal estado de las garitas que rodean el recinto. Además, el aparcamiento de los guardias y suboficiales está en una zona abierta y de fácil acceso. Unas normas internas dictadas por el Capitán de la compañía les impide vigilar las instalaciones desde el interior de las garitas.

Según consta en un documento al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, las normas de régimen interno fijadas por la Compañía Plana Mayor de la Comandancia de la Guardia Civil de Vizcaya para la el Acuartelamiento de “la Salve”, no están garantizando la integridad de los Guardias Civiles que cumplen dicho servicio.

Según dicho escrito, estas normas contradicen las normas SYAP, dictadas por el Ministerio del Interior para la protección y seguridad de los agentes en el País vasco. Por varios motivos. 

El procedimiento establecido por el Capitán de la Compañía el 22 de julio de 2002  no permite que los agentes destinados a la vigilancia del cuartel entren en las garitas. Esto conlleva, según fuentes consultadas por ECD, el correspondiente riesgo para su seguridad. Concretamente, las normas internas establecen que los destinados en la Garita G-2 “Cervecera” y en la Garita G-3 “se situarán permanentemente en el exterior” mientras que a los destinados en la Garita G-4, “Campa”, en la G-5 y en la G-6, Helipuerto, “se les concede el derecho de entrar sólo si llueve”.

Según las normas SYAP, el guardia civil destinado a los servicios de Puertas o los encargados de las guardias en las garitas, debe “velar por su propia seguridad” y, “sin menoscabo, podría ejecutarse perfectamente desde el interior ya que todas disponen de un cristal transparente”.

Pero es que, además, según este mismo documento, el estado de las garitas es claramente deficiente. “No sólo no están blindadas sino que en la actualidad ninguna posee sistemas de refrigeración o calefacción. Algunas, tampoco contemplan las mínimas reglas de higiene, “ya que hay bichos, ratas, basuras”.

La denuncia se extiende al aparcamiento de los agentes, situado en una zona abierta y de fácil acceso donde se pueden tomar los datos de las matrículas con facilidad mientras que el parking de los vehículos de los Oficiales, es un lugar cerrado con candado.

Vea aquí dos imágenes del estado de los puestos de vigilancia del acuartelamiento: