Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Alerta inmigración. Agentes de la Policía Nacional en Canarias denuncian dotaciones “al límite”, enfermedades infecciosas y comisarías en hoteles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La responsabilidad de documentación y extranjería de los inmigrantes que llegan a Canarias recae sobre los agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Según informaciones recogidas por El Confidencial Digital, estas dotaciones se encuentran actualmente superadas por la situación y contemplan con preocupación el deterioro de las condiciones higiénico-sanitarias en algunos centros de Internamiento.

El ritmo de trabajo de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) está siendo frenético para afrontar la crisis por la llegada masiva de personas inmigrantes a las costas canarias. Las jornadas maratonianas de los agentes se suceden, con más de 14 de horas de trabajo, de turnos consecutivos en algunos casos y descansos insuficientes.   Fuentes de la Policía Nacional consultadas por ECD afirman que si bien el personal de turno cíclico consigue descansar, los agentes destinados a extranjería y documentación no dan abasto y pasan los días libres pendientes del teléfono por si una urgencia les requiere.   Pero el cansancio no es sólo físico, sino psicológico –explican- pues se trata de un drama en el que los protagonistas son personas. Se trabaja en condiciones extremas. Por ejemplo, en la Comisaría de la Playa de las Américas, en el sur de Tenerife, se han llegado a tener albergados hasta 800 inmigrantes. Para que esto fuera posible se habilitaron todos los calabozos disponibles, despachos, pasillos y hasta se sacaron los vehículos oficiales de los garajes para acondicionar a los reclusos con colchonetas y mantas.                 La seguridad y el control de las personas no sería posible si no se tratara de subsaharianos, reconocen a ECD las fuentes consultadas. Estas personas no dan problemas, porque saben que no se les va a repatriar. Otra cosa sería si fueran magrebiés que son conscientes de que se les devolverá a su país de origen, por lo que intentan la fuga. No es el caso. De ahí que los agentes califiquen a los inmigrantes llegados estas últimas fechas de “muy dóciles y tranquilos”.   Para las labores de custodia ya han llegado refuerzos que deben suplir las carencias de personal en algunos Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE), como los que se hallan en zona militar. En concreto ha llegado a Tenerife un grupo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de Vigo. Del mismo modo, se han desplazado a las Palmas de la UIP de Valladolid.   En estos momentos, el procedimiento que se lleva a cabo con las personas recibidas pasa por la entrega de la orden de expulsión del territorio y su traslado a la Península. Allí, tras 40 días máximos de internamiento en un CIE, se les ha de dejar marchar. A través de vuelos se han trasladado a la Península cerca de 2.000 inmigrantes en lo que va de año. Ahora el objetivo es realizar uno ó dos vuelos diarios hacia la península. Los llegados en la avalancha de estos días se están trasladando a Málaga, Murcia, Almería, Madrid y Barcelona. En cada vuelo van del orden de 60 personas.   Una situación que podría agudizar esta crisis es la incipiente putrefacción del agua en algunos de los Centros de Internamiento lo que podría provocar la aparición de enfermedades infecciosas, debido a la alta concentración de personas. A esto contribuye el “hacinamiento” que padecen los inmigrantes en algunos de los centros. Es el caso por ejemplo del CIE “Barranco Seco” de las Palmas.   Otros problemas que denuncian los miembros del CNP, al hilo de la crisis son los siguientes:   - Pese a que ha habido un parón en las llegadas, y ayer entrara sólo un cayuco con setenta y tres inmigrantes, los agentes del CNP están convencidos que se trata de algo circunstancial; este parón se debe sólo al mal estado de las mareas en Senegal; en cuanto vuelva a cambiar el tiempo, regresarán las oleadas.   - Se hace una llamada a la escasez de personal y medios materiales para atender tanta demanda. La Policía no cuenta con medios suficientes. Las necesidades primarias de las personas llegadas las atienden Cruz Roja y diversas ONGs. También el Ejército aporta lo que puede.   -La Comisaría del Puerto de la Cruz (Tenerife) se encuentra en una situación que las fuentes consultadas califican de “absolutamente lamentable”. Se trata de instalaciones de tipo hotelero reconvertidas en Comisaría. Sus carencias se agudizan en la actual situación.   - En el CIE de “Hoya fría” hay 340 ingresados en un centro de 230 plazas, sin que se haya aumentado el personal policial destinado al centro. Ahora mismo hay ocho personas por cada habitación, que tiene 9 metros cuadrados. En una situación similar está “Barranco Seco” en las Palmas.   -El del CIE de “Matorral” en Fuerteventura, donde está el módulo ECO, o módulo E, el más grande de los existentes, no se puede efectuar la renovación del aire, por lo que el ambiente es irrespirable. Tan en así, que los agentes que deben trabajar allí temen la aparición de enfermedades.