Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las maniobras de Alfredo Pérez Rubalcaba para convertirse en vicepresidente alarman en el PSOE, mientras José Blanco quiere ser ministro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Alfredo Pérez Rubalcaba quiere, desde hace tiempo, convertirse en vicepresidente del Gobierno. Y esa posibilidad siembra inquietud en algunos sectores del PSOE, que ven alarmados cómo el hoy titular de Interior pueda convertirse en “número dos” del Ejecutivo.

Lo intentó hace un año, cuando convenció a José Blanco y a Zapatero para que colocaran a María Teresa Fernández de la Vega como candidata socialista al Ayuntamiento de Madrid, en plena crisis porque no encontraban a nadie dispuesto a ello y finalmente hubo que echar mano de Miguel Sebastián.

Según le cuentan a El Confidencial Digital fuentes socialistas, Rubalcaba llegó entonces a argumentar su propuesta diciendo que ese movimiento “iba a ser bueno para el proceso de paz”. El ministro del Interior pensaba postularse después para el puesto de vicepresidente o, si no le salía bien esa jugada, situar allí a una persona de su confianza: Elena Salgado. La operación fracasó porque De la Vega se opuso radicalmente a ir al Ayuntamiento.

Dirigentes del PSOE al máximo nivel, aunque en segundo plano, han revelado ahora a ECD que un sector del partido “teme a Rubalcaba y sus maniobras”, y en concreto miran con inquietud la posibilidad de que ocupe la Vicepresidencia. A otras personas de fuera del partido les consta también que quiere desde hace tiempo ser vicepresidente.

Los sectores del PSOE que se le oponen insisten en que Rubalcaba se está moviendo de forma “subterránea” con vistas a la próxima Legislatura, para posicionarse adecuadamente y conseguir ese puesto y así acumular todo el poder posible, desplazando para ello a Fernández de la Vega.

Según esas fuentes, el todavía ministro del Interior suele presumir a menudo de que en Ferraz y en el partido mandan él y José Blanco. Y añaden que en realidad a Blanco lo puede manejar. Apuntan que  Rubalcaba presume en privado de su control y ascendencia sobre el secretario de Organización del PSOE.

Las mismas fuentes afirman que otro de sus objetivos prioritarios es relevar como secretario de Estado de Comunicación a Fernando Moraleda: Rubalcaba considera que este hombre de confianza de Zapatero no hace bien su trabajo y, además, apenas puede controlarlo.

En cuanto a José Blanco, las fuentes consultadas por ECD afirman que, aunque aún no se lo ha pedido directamente al presidente, ha confesado en reiteradas ocasiones a sus más cercanos que considera cerrado su ciclo como secretario de Organización, tras permanecer ocho años en el puesto. Su objetivo en la próxima Legislatura es ser nombrado ministro.

También Rubalcaba ha dejado caer en los últimos meses que no desea seguir al frente del Departamento de Interior, un Ministerio que le quita demasiado tiempo y “le impide estar en todas las salsas”. Además, es una Cartera donde el desgaste está asegurado, como ha podido comprobar con la ruptura de la tregua de ETA, el atentado con vÍctimas de la T-4 o la primera manifestación uniformada de la historia de la Guardia Civil.

Las mismas fuentes señalan que, siendo vicepresidente, Rubalcaba completaría el control total de la Moncloa ayudado por otros dos de sus “peones” políticos que ya están allí, José Enrique Serrano y Enrique Guerrero.

Los sectores del PSOE citados concluyen que falta por saber cuál será la posición del presidente Zapatero.

·Publicidad·
·Publicidad·