Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La falta de sintonía personal con Alfredo Pérez Rubalcaba y los roces con Antonio Camacho ponen a Joan Mesquida en la cuerda floja

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ahora que se avecinan cambios en el Gobierno, y por tanto en los segundos escalones de la administración, el director de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, es uno de los altos cargos que está en la cuerda floja.

Fuentes de la seguridad del Estado a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital explican que los problemas para el máximo dirigente policial tienen que ver con su falta de sintonía personal con el ministro del Interior, y también con los roces que ha ido teniendo con el secretario de Estado de Seguridad.

Según esas fuentes, Mesquida no ha acabado de encajar, en lo personal, con Alfredo Pérez Rubalcaba. “No funciona la química” entre los dos, y eso hace que el ministro no se sienta cómodo como él. Preferiría tener en ese cargo a alguien de más confianza.

Los problemas con el secretario de Estado, Antonio Camacho, derivan de que en realidad ambos asumen competencias muy parecidas, dado que el primero es quien orgánicamente coordina la política de seguridad en el país. Con el paso del tiempo, ha habido roces sucesivos y agravios acumulados.

Una de las cuestiones que ha provocado tensión es que Camacho a veces despacha directamente con los dos mandos operativos, de la Guardia Civil (general Varela) y del Cuerpo Nacional de Policía (comisario Fernández Chico), a los que solicita información, da instrucciones… puenteando así a Joan Mesquida.

Además, los dos personajes, Camacho y Mesquida, tienen perfiles políticos paralelos: se trata de personas jóvenes, con ambición y con cierto futuro político, lo cual hace que choquen.

El director de la Policía y la Guardia Civil es un socialista relativamente atípico, puesto que está vinculado a la buena sociedad de Palma. Considerado hombre de José Bono, que le nombró en Defensa para encargarse de la dirección de infraestructuras (donde realizó una destacada labor), formó parte del gobierno regional de Antich pero no pertenece exactamente a su línea.

En opinión de expertos consultados por ECD, Mesquida ha cometido el error de centrar su despacho en el edificio de la calle Amador de los Ríos, con lo que se aleja del control diario y directo de lo que ocurre tanto en Guardia Civil como en el Cuerpo Nacional de Policía.