Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Iñaki Anasagasti envía cartas a Manuel Marín criticando su ‘sangre’ socialista por no descolgar del Congreso el cuadro de Alfonso XIII

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El senador del PNV, Iñaki Anasagasti, ha enviado varias cartas al presidente del Congreso de los Diputados, Manuel Marín. En alguna de esas misivas, Anasagasti pone en duda su militancia socialista. Le tacha de un hombre “políticamente correcto” que contradice a los principios de Pablo Iglesias. El presidente no ha contestado a ninguno de estos correos.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, Iñaki Anasagasti lleva mucho tiempo enviando cartas al presidente de la Cámara Baja, Manuel Marín. En muchas ellas, el líder ‘peneuvista’ no utiliza medias tintas y le recuerda a Marín que en muchas ocasiones está olvidando los principios fundacionales del partido al que pertenece.

Por ejemplo, el Congreso de los Diputados exhibe oleos de los retratos de algunos políticos importantes en la historia de nuestro país que han pisado los pasillos de la Cámara. Pues bien. Según reprocha Anasagasti a Marín, junto con los retrato de “gente de bien” se exhiben –dice- los de Alfonso XIII –que fue recusado el 16 de noviembre de 1931 en la Cámara y condenado a no volver al país-, así como los de Esteban Bilbao (presidente de las Cortes entre 1943 y 1965 y del Consejo del Reino entre 1948 y 1965), Antonio Iturmendi (nombrado presidente en 1965) y Alejandro Rodríguez de Valcárcel (presidente en el momento del fallecimiento de Franco).

Anasagasti considera que “en una democracia no se puede enseñar a las nuevas generaciones el ejemplo de estos sinvergüenzas (sic) mezclándolos con aquellas dignas personas elegidas por voto popular. La gentuza totalitaria con las gentes de bien”. Y así se lo ha hecho saber a Marín en alguna de sus cartas.

“Pero con Marín no hay manera”, reconoce Anasagasti. “Le gusta demasiado el pensamiento políticamente correcto, le entusiasma todo lo que sea cortesanía y besamanos mientras los principios que inspiraron a Pablo Iglesias para fundar el PSOE están condenados al cuarto oscuro de lo que no hay que tocar, aludir, ni mostrar”, añade.

La última carta que Anasagasti remitió a Manuel Marín es la siguiente:

Excmo. Sr. D. Manuel Marín

Presidente del Congreso de los Diputados

Madrid, 20 de septiembre de 2006

Estimado Presidente:

Este verano ha caído en mis manos un libro del fallecido presbítero Julio Ugarte. Este sacerdote fue capellán de uno de los 26 batallones de gudaris que tuvo el PNV en la guerra civil y quien a instancias de D. Manuel de Irujo escribió un libro de memorias muy interesante en el que narra sus cinco encarcelamientos en las prisiones de la Santa Cruzada.

Como tuvo que estar en Dueñas (Palencia) y en Carmona se da la circunstancia de que en estas dos prisiones tuvo oportunidad de coincidir con D. Julián Besteiro, presidente de las Cortes en 1931, Catedrático de Lógica y hombre que acabó sus días rodeado de casi cien curas vascos represaliados en la cárcel de Carmona.

Te adjunto el relato que Ugarte hace de la llegada de los prisioneros como si fueran ganado a Madrid y de cómo se comportó la gente con ellos. Asimismo aparece en el relato D. Esteban Bilbao que del carlismo pasó al franquismo más enardecido y presidió ese simulacro bastardo de Cortes Orgánicas durante treinta años y cuyo retrato se muestra glorioso en una de las galerías del Congreso que presides y que, junto a Iturmendi y Rodríguez Valcárcel, son enseñados en las Jornadas de Puertas Abiertas como parte de una historia que estos caballeros tan espureamente representan.

Ha hecho bien el ministro Alonso en quitar la estatua del dictador de la Academia Militar de Zaragoza en respeto con lo aprobado sobre los símbolos franquistas y harías bien en quitar esos tres retratos de la galería de personalidades ilustres del Congreso de los Diputados. Es pura decencia política. El retrato de Goering no figura en ningún pasillo del Reichstag y ya ves el debate que hay en Alemania a cuenta de Günter Gras.

Asimismo, harías bien en encargar por lo menos un retrato de Azaña, Alcalá Zamora, Companys, Castelao, Maura, Aguirre, Casares, Quiroga, Prieto y demás personalidades parlamentarias y republicanas represaliadas y harías bien en quitar todos los cuadros de Alfonso XIII, recusado por el Congreso en 1931 bajo presidencia de Besteiro y no esa desorbitada muestra de monarquismo que lo inunda todo en esa casa.

Confío que tu sensibilidad institucional democrática y socialista tome la iniciativa.

Un cordial abrazo.

Iñaki Anasagasti

·Publicidad·
·Publicidad·