Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ángel Acebes firmó el día antes de las elecciones una orden que obliga a altos cargos de la Guardia Civil a examinarse en una moto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Comienzan las pruebas para la renovación de la Especialidad de Tráfico de la Guardia Civil. El General Rogelio Martínez Masegosa, y miembros de la Benemérita con más de dieciocho años en una oficina, tendrán que subirse a una moto y demostrar sus “aptitudes” sobre dos ruedas.

Comienzan las pruebas para la renovación de la Especialidad de Tráfico de la Guardia Civil. El General Rogelio Martínez Masegosa, y miembros de la Benemérita con más de dieciocho años en una oficina, tendrán que subirse a una moto y demostrar sus “aptitudes” sobre dos ruedas. Con fecha del 13 de marzo de 2003 —un día antes de las últimas elecciones generales- Ángel Acebes, entonces Ministro del Interior, firmó la Orden INT/574/2003, por la que se regula la especialidad de Tráfico en la Guardia Civil. En el anexo de dicha Orden se dispone que el personal destinado en Unidades de Agrupación de Tráfico tendrá que renovar la titulación correspondiente a la Especialidad. A partir del 10 de noviembre lo harán los que tengan más de dieciocho años de servicio en la Agrupación de Tráfico. Para conseguir la renovación, los miembros de la Benemérita tendrán que someterse a un reconocimiento médico, un test de conocimientos sobre legislación y normativa de Tráfico y unas pruebas psicológicas que consistirán en la aplicación de test psicotécnicos dirigidos a valorar aptitudes, actitudes u otras variables psicológicas pertinentes para el desempeño de la especialidad. Igualmente se efectuará una prueba de habilidad en la conducción de motos, que consistirá en la realización de ejercicios y maniobras en circuito cerrado, y, en caso de resultar preciso, pilotar en vías abiertas al tráfico general. Estas pruebas han levantado muchas protestas entre algunos miembros de la Benemérita de la Agrupación de Tráfico. La razón: una parte importante de los agentes de esta especialidad se dedican a tareas de gestión económica, de investigación, de aparatos especiales, laboratorios... Por ello, nunca se les ha requerido para conducir un ciclomotor, sólo en el momento puntual en que accedieron a esta especialización. La obligatoriedad de pasar este examen tras más de dieciocho años de servicio va a provocar algunas paradojas. Por ejemplo, que agentes en torno a los cincuenta años, que han servido al Cuerpo desde una oficina o alejados de las carreteras, deberán demostrar que siguen manteniendo sus “aptitudes”. Los guardias civiles que no pasen las pruebas podrán apelar a una revisión al tribunal de la Escuela de Tráfico de Mérida, que determinará si el agente debe ser retirado y enviado a otro destino donde no sea necesaria una especialización, como por ejemplo, los miembros de la Benemérita de áreas rurales. Portavoces oficiales de la Guardia Civil han confirmado a El Confidencial Digital estos hechos, e incluso aseguran que coroneles, y el mismísimo General Jefe de la Agrupación de Tráfico, Rogelio Martínez Masegosa, tendrán que pasar estas pruebas si llevan más de dieciocho años en dicha especialidad. Otro de los problemas señalados por agentes de la Benemérita es el hecho de que no disponen del equipo adecuado para realizar las pruebas: casco, botas, guantes, pantalones especiales... y que algunos mandos les han invitado a que se busquen el equipamiento por su cuenta. Sin embargo, fuentes oficiales del Cuerpo han asegurado que los agentes recibirán todas las prendas necesarias.

·Publicidad·
·Publicidad·