Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Aznar y Ana Botella ‘se lo comen todo’ en un desayuno informativo de Mayor Oreja marcado tanto por las europeas, como por el País Vasco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

De Europa al País Vasco, Aznar y Mayor Oreja tienen un mano a mano en el Fórum Europa marcado por las altas expectativas electorales, el protagonismo mediático de Aznar y el traspaso de poderes en Euskadi.

Las reuniones informativas previas a las elecciones europeas están sirviendo para dejar claras las precedencias en importancia mediática. De esta forma, Juan Fernando López Aguilar está recabando mucha menos atención que Jaime Mayor Oreja, y Jaime Mayor Oreja cede en protagonismo ante José María Aznar. Así ha ocurrido esta misma mañana en el desayuno del Fórum Europa, en el que el ex-presidente hacía la presentación del candidato ‘popular’ a las europeas.

En el caso de López Aguilar-Mayor Oreja, cabe referir que la cobertura que está dando el PP a su candidato en este tipo de actos es mucho mayor que la que está dando el PSOE al suyo.

Dicha cobertura se ha hecho presente también hoy, pese a que la convocatoria principal del día estaba varios cientos kilómetros al norte, en Vitoria, donde PSE y PP apartaban a los nacionalistas del poder. Rajoy no acudió al desayuno precisamente por acudir al apoyo de Basagoiti, de Cospedal tenía conferencia en Barcelona y Soraya Sáenz de Santamaría Junta de Portavoces.

En vez de Soraya, acudió a escuchar a Mayor José Luis ‘Papi’ Ayllón, junto a diputados abonados a este tipo de actos como Federico Trillo, Gabriel Elorriaga o Vicente Martínez- Pujalte. También diputada, Ana Mato acudió por cuota de Génova. Todos se reunieron a la espera de Aznar en el pequeño bar americano del Ritz, mientras Mayor Oreja recibía junto al embajador de Italia, Pasquale Terracciano, el embajador con la casa más bonita de Madrid.

Como presencias institucionales, cabe señalar la de Esperanza Aguirre y su consejera Lucía Figar. Como viejas glorias, Ricardo Martí Fluxá, Luis Eduardo Cortés, Eduardo Serra o Juan José Lucas. Sección conspiradores, Rafael Anson. Por parte de FAES, Javier Zarzalejos. ‘Côté’ grandes señoras, Teresa Larrinaga de Luis. El resto de los asistentes eran mortales.

Docenas de cámaras y fotógrafos esperaban la entrada de Aznar y Ana Botella, entre el atasco de Audis oficiales de la puerta, con una expectación que recordaba a la ceremonia del despertarse del Rey en la corte de Versalles, donde una atención o una mirada por parte del gran hombre podía significarlo todo. El andamiaje del peinado de Ana Botella hacía pensar que la posible sustituta de Ruiz-Gallardón ha tenido pocas horas de sueño. El matrimonio Aznar-Botella se retiró mediado el desayuno, para honda frustración de tantos que esperaban el besamanos con Aznar y se tuvieron que conformar con el besabarbas de Mayor.

En su presentación, Aznar, con su gravedad habitual, elogió la “claridad moral” de su “amigo” Jaime Mayor Oreja, “persona de palabra”, “buen político”, “leal hombre de partido”, de “trayectoria impecable” por su “entrega y generosidad”. Aznar, que mencionó a Redondo Terreros en un exordio marcado por el traspaso de poderes en el País Vasco, subrayó que Mayor había prendido “la antorcha del constitucionalismo” en dicha región, junto a víctimas como Gregorio Ordóñez y Miguel Ángel Blanco y líderes como María San Gil, a quien Aznar reserva su “cariño, afecto y admiración”, y como Antonio Basagoiti, a quien Aznar ha llamado “amigo”.

Mayor Oreja, político que destaca no sólo por su experiencia y rectitud y por tratar bien a las señoras sino también por su capacidad de encajar los elogios, comenzó su intervención también con referencias al País Vasco, para a continuación, con un doble “looping” conceptual digno de subrayarse, entroncar con el tema de Europa, su cometido actual. Mayor destacó que “más España es más Europa”, que el zapaterismo ha llevado a España a la condición de “Estado residual”, que hay que “recuperar un proyecto nacional” y que somos, actualmente, “el país enfermo de la Unión”.

El guipuzcoano, visible en las pantallas de plasma entre tapices con motivos cinegéticos, hizo también un decurso por una línea de pensamiento que viene postulando en los últimos tiempos: la crisis económica es, ante todo, una crisis moral. En este sentido, Mayor reclamó una política que se aparte tanto de la “ficción” como de la “especulación”, características propias del Gobierno de Zapatero, para optar por el “humanismo” y la “dignidad de la persona” que afirma el PP.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·