Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Balance desigual para los políticos del PP, al año de salir del Gobierno: en Génova reconocen tensiones entre jóvenes y veteranos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ocho años al frente del Ejecutivo permiten que un partido incorpore a sus filas a varias hornadas de políticos que, una vez perdido el poder, deben acostumbrarse a una nueva vida en la oposición. El Confidencial Digital ha podido recoger algunos testimonios en la sede nacional del PP, donde se reconocen algunas tensiones derivadas de este proceso.

Ocho años al frente del Ejecutivo permiten que un partido incorpore a sus filas a varias hornadas de políticos que, una vez perdido el poder, deben acostumbrarse a una nueva vida en la oposición. El Confidencial Digital ha podido recoger algunos testimonios en la sede nacional del PP, donde se reconocen algunas tensiones derivadas de este proceso.

 

La recolocación de esos militantes que trabajaban hasta marzo de 2004 en los distintos Ministerios, a la vera de los altos dignatarios del partido no ha resultado una sencilla tarea. Estos últimos encontraron diversos acomodos de cierta relevancia, pero el resto... El Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, la FAES –el “think tank” de José María Aznar-, la delegación del PP en el Parlamento Europeo, o las propias organizaciones regionales del partido permitieron dar cobijo a tantas personas.

 

Sin embargo, ha sido un año difícil para muchos políticos que sólo conocían el poder. Se trata, en primer lugar, de dirigentes que han empezado su vida política en Madrid con unos sueldos considerables acordes con sus cargos y sufragados enteramente por la Administración Pública. El primer impacto del desalojo del Gobierno ha sido, por tanto, pecuniario.

 

Hay que recordar además que, en muchos casos, estos cuadros directivos han estado realizando su trabajo en primera línea y muy bien secundado por un grupo de colaboradores: funcionarios, secretarios, asesores… Por eso, una vez llegados a la oposición, no resulta fácil lograr una adaptación tranquila, en un escenario de mayor soledad, donde hay que trabajar más con menos ayuda, y donde se desconoce hasta el propio mecanismo de funcionamiento de la Cámara de los Diputados.

 

Aplicando todo lo dicho al caso del Partido Popular, una vez que transcurrido un periodo completo de sesiones en el Congreso, el balance se puede calificar de desigual. Desde la sede nacional del PP en la calle Génova, se han reconocido a ECD momentos de cierta tensión y tirantez, provocados fundamentalmente por el conflicto entre jóvenes y veteranos.

 

Preocupantes muestras de desconcierto, estilos prepotentes y carencias graves en el conocimiento de las instituciones son algunas de las caras oscuras del “aterrizaje” de estos directivos. Por otro lado, también se reconoce que, con el paso de los meses, se van limando asperezas y logrando una mayor cohesión interna.