Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un fundador de ‘Basta Ya’ cuestiona las razones por las que el Foro de Ermua ha premiado a Jaime Mayor Oreja: “no aglutinó a la izquierda intelectual vasca”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Carlos Martínez Gorriarán no quiere restar méritos al ex ministro de Interior. Asegura que es un político notable, merecedor de premios y del reconocimiento general. Sin embargo, el ‘Espíritu de Ermua’ nació espontáneamente, sin directrices de nadie, dice. A su juicio, Mayor Oreja tampoco aglutinó a la izquierda intelectual vasca contra el nacionalismo totalitario de ETA.

Según el comunicado del Foro de Ermua en el que se explicaba la concesión del VIII Premio a la Convivencia, Jaime Mayor Oreja representa mejor que nadie el Espíritu de Ermua hasta el punto de que sin él probablemente no habría sido posible éste, sin el papel fundamental que supo jugar como ministro de Interior y como elemento aglutinador de la izquierda intelectual vasca frente al nacionalismo totalitario.”

Ante esta declaración, el doctor en Filosofía Carlos Gorriarán ha declarado que atribuir “a una persona en concreto” la autoría del ‘Espíritu de Ermua’ es un tremendo error porque el movimiento nació en Ermua y los demás –Jaime Mayor Oreja incluido- “nos sumamos, según las posibilidades de cada uno”. 

El miembro de la Plataforma por la Regeneración Democrática cree que la movilización promovida por personas hasta entonces desconocidas como el alcalde Carlos Totorika, la familia de Miguel Angel Blanco y centenares de ciudadanos fue espontánea: desde la vigilia con las velas en la plaza del pueblo hasta el uso de un discurso común, compartido, “de una sensatez política y ética hoy desgraciadamente raras”.

Fue la sociedad la que marcó la pauta a las instituciones y no al contrario. “No hubo consignas superiores, ni figuras carismáticas que representaran la movilización, salvo las que he señalado y, desde luego, el desgraciado Miguel Angel Blanco”.

En cuanto a la segunda parte de la argumentación, en la que se asegura que Jaime Mayor fue elemento aglutinador de la izquierda intelectual vasca frente al nacionalismo totalitario”, para Gorriarán también existe un error. Con independencia de que haya que matizar el término “izquierda intelectual vasca”, la frase es imprecisa –advierte- porque fue el nacionalismo totalitario y, en concreto, su buque insignia ETA, el principal y casi único responsable de tal “aglutinamiento”.

Gorriarán acaba su argumentación matizando el significado de la palabra intelectual y dice que, si se utiliza la definición clásica, el ‘intelectual’ sería un profesional de las letras de reconocido prestigio y políticamente comprometido. “No me considero ‘intelectual’ pero tampoco he encontrado más de cinco o seis intelectuales, y no sé si de izquierdas, en los movimientos cívicos salidos del ejemplo de Ermua”.

“Si por intelectuales entendemos todos los que vivimos mejor o peor de escribir y hablar: profesores, escritores y periodistas. En ese caso, había algunos centenares en toda España rebuscando bien. Los demás no se manchan las manos y siguen en el aplaudido refugio de su pulcritud inmaculada: por eso no son intelectuales”, sentencia el profesor.