Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El CIS desvela el dilema del PSOE con el ministro de Justicia de cara a las generales: arma electoral contra el PP, pero asusta al electorado de centro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La última encuesta elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas revela que el ministro de Justicia es aprobado por tan sólo un 18% de la población, sólo un puesto por delante de la última clasificada: la ministra de Educación. El PSOE se encuentra en un dilema.

Mariano Fernández Bermejo llegó al Ministerio de Justicia el martes 13 de febrero, adornado de ataques frontales al PP y al Consejo General del Poder Judicial. En tan sólo ocho meses, su desgaste es mucho mayor que el de muchos de sus compañeros de Gabinete permaneciendo en sus cargos toda la legislatura. Magdalena Álvarez, incluida.

Los últimos datos facilitados por el barómetro del CIS le colocan en el duodécimo puesto, por encima tan sólo de Mercedes Cabrera, la titular de Educación que recibe un aprobado de sólo un 16% de la población encuestada, frente al 18% de Bermejo.

Y es que, según reconocen dirigentes socialistas a El Confidencial Digital, su tono no acaba de cuajar entre algunos de sus compañeros, mientras que otros lo consideran un excelente animal de mítines políticos y el único capaz de soliviantar al PP. Es decir, de gran utilidad para movilizar y atraer al electorado de izquierdas. De hecho, según esa misma encuesta, un 28% del electorado de izquierdas aprueba su gestión. El titular de Justicia, fue el segundo ministro que más actos protagonizó en la campaña de las municipales, después del titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Sin embargo, estas mismas fuentes no acaban de estar convencidas de su papel de cara a la próxima campaña para las generales. Advierten que se trata de un político que “asusta” al electorado de centro, que es precisamente el caladero con más pretendientes. El partido de José Luis Rodríguez Zapatero, empeñado en vender el PSOE como el partido de la ‘transición serena’, no es una excepción y quiere convencer a esos votantes moderados. 

La semana pasada se volvió a repetir esta división de opiniones en las filas socialistas cuando el ministro tuvo otro de sus “deslices”, al asegurar que se volverían a dar las condiciones para negociar con ETA. Los pocos socialistas que quedaban en sus escaños no daban crédito a lo que acababan de escuchar.

Estas mismas fuentes aseguran que aún no está del todo cerrado que Fernández Bermejo vaya por las listas de Ávila –de donde es originario- y frente a un rival como Ángel Acebes, secretario general del PP. Según ha revelado el propio Fernández Bermejo, cuando fue nombrado ministro acordó con Zapatero una permanencia en el puesto de cinco años si el resultado electoral lo permitía.