Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Carod imita a Ibarretxe y anuncia una “consulta popular” si el Estatut es rechazado o resulta muy modificado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Josep Lluis Carod Rovira no defraudó las expectativas, en su comparecencia de ayer en Madrid. Entre otras cosas, anunció que se convocará una “consulta popular” en Cataluña si el Estatut es rechazado o sale muy modificado a su paso por el Congreso.

Josep Lluis Carod Rovira no defraudó las expectativas, en su comparecencia de ayer en Madrid. Entre otras cosas, anunció que se convocará una “consulta popular” en Cataluña si el Estatut es rechazado o sale muy modificado a su paso por el Congreso.

 

El presidente de Esquerra Republicana de Cataluña provocó enorme interés en su comparecencia en los “Desayunos Informativos” de Europa Press. Superó al ministro del Interior, que inauguró los encuentros, al menos en cuanto a cámaras de televisión: nueve con José Antonio Alonso, diez con Carod.

 

Y hubo expectación a la puerta del hotel Villamagna, sede de los desayunos. Dos docenas de jóvenes esperaban, portando carteles en defensa de la Constitución de 1978. Una espera que resultó vana, porque los concentrados desconocían que Carod había dormido en el mismo hotel, y por tanto ni siquiera le vieron entrar.

 

El conferenciante tuvo una intervención llena de trampas y con aparente intención de tranquilizar, pero sin apearse de ninguna de las posiciones de Esquerra. Utilizó como coartada, para decir que hay un consenso general en Cataluña en favor del Estatuto, las adhesiones que firmaron empresarios, sindicatos, entidades educativas y culturales o clubes de fútbol.

 

“Venimos a negociar”, afirmó. Y tras reconocer el derecho de las Cortes a “tomar posición” sobre el Estatuto, reclamó que “respeten nuestra voluntad”. Y, en tono subrepticiamente amenazador, dijo: Cuantos más recortes se impongan en el texto, más van a recortar la voluntad de pacto de los catalanes. Hablando de otros “polos” en España, además de Madrid, citó a Barcelona, Bilbao y Sevilla, pero no a Valencia.

 

Sobre unas declaraciones suyas diciendo que el Estatuto es un “primer paso”, a la pregunta de si un paso hacia la independencia, respondió: “No es lo que planteamos ahora”. Poco después, remedaba a Ibarretxe anunciando que los miembros del tripartito tienen acordado que, si el Estatuto no sale adelante, o acaba muy modificado en el Congreso, se convocará en Cataluña “una consulta popular”. Afirmó que el término “nación” no es negociable.

 

Respecto a las declaraciones del teniente general Félix Sanz, no consideró que se trate de “un aviso”, y reveló que hace unos meses almorzó con él. Se tomó a broma las declaraciones de Bono, al afirmar que la Virgen, a la que se había encomendado el ministro, debía de estar “ocupada en otros menesteres”. Sostuvo que los Acuerdos España-Santa Sede no tienen sentido, son algo medieval.

 

Hablando de las relaciones España-Marruecos, aprovechó para aludir al Sahara, calificando de “vergonzosa” la retirada de España en 1975, y subrayando el derecho de autodeterminación de los saharauis.

 

Carod afirmó que en el Estatut “no hay concierto económico”, aunque así lo presenten algunos (en alusión a CiU). Y dio a entender que es una anomalía (lo llamó “situación inhabitual”) que él no sea miembro del Gobierno de Cataluña, apuntando así la posibilidad de volver a él pronto.