Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas se queja de la excesiva movilidad de sus agentes y pide a Defensa que lleguen comandantes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace escasamente un año entró en funcionamiento el CIFAS, organismo que coordina los esfuerzos de la inteligencia Militar de las tres armas del Ejército español. En este tiempo, ya han surgido los primeros problemas de funcionamiento.

El Centro de Inteligencia de las fuerzas Armadas (CIFAS) nació tras ser aprobado el Real Decreto 1551/2004. Con la creación de este organismo se persigue la unificación de los servicios de inteligencia militares y su coordinación con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) al que se encuentra, en cierto modo, subordinado.   El Confidencial Digital ha podido saber que, año después de su puesta en marcha, los responsables del CIFAS reconocen “no estar todavía al cien por cien” y padecer algunos problemas de coordinación y funcionamiento. La dificultad principal está muy relacionada con la propia idiosincrasia de las Fuerzas Armadas: los oficiales destinados al CIFAS entran y salen del centro al ritmo que marcan sus cambios de destino, relevos estrechamente ligados a sus ascensos en la escala militar.   Esta inestabilidad del personal preocupa a los máximos dirigentes del centro. Hay que tener en cuenta que este órgano está llamado a facilitar inteligencia militar para alertar sobre situaciones de interés militar, con riesgo potencial de crisis, procedentes del exterior, y a prestar el apoyo necesario a las operaciones.   De ahí que se haga necesario contar, en esta etapa fundacional, con la suficiente continuidad que permita dotar de la mejor manera al cuerpo personal y materialmente. Por este motivo reiteran que no están “a pleno rendimiento”. No se puede formar a expertos en inteligencia a sabiendas de que aguantarán, como mucho, cuatro años en dicha tarea, puntualizan. “Para esto es preferible tener civiles, que pueden estar hasta quince años sin problemas”.   La idea que han elevado desde el CIFAS al Ministerio de Defensa es convertir inteligencia en una “especialidad fundamental” dentro de la oferta de las FAS o en una especialidad complementaria, “por ejemplo a partir de la escala de Comandante”. Lo que está claro para ellos es que no les sirve tener personal en constante movimiento en el Centro, por los problemas de adaptación, e incluso por la habilitación para acceder a contenidos con la categoría de “secreto”, una responsabilidad que recae en el CNI, y que sería contraproducente en militares que accedan al centro por un breve período de tiempo.   La labor del CIFAS ha comenzado a dar sus frutos en la última época a través de la ayuda prestada a los contingentes españoles destacados en el exterior. A cada una de estas zonas se desplazan grupos de unas siete personas, que crean una “célula de inteligencia” en el terreno. Su cometido pasa por facilitar la tarea de las tropas, como ya informó ECD.   El CIFAS, que está dirigido por un General y tiene dependencia directa del Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) -el cual informa al Ministro de Defensa- está integrado en la "Comunidad de Inteligencia", y en una posición de cierta subordinación al CNI. Por este motivo no tiene una representación directa ante la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia, siendo el Director del CNI quien informa sobre el CIFAS.

·Publicidad·
·Publicidad·