Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Lo que cuentan en Ceuta las Fuerzas de Seguridad de la macro operación de Rubalcaba y Garzón: de conocidos delincuentes a terroristas fundamentalistas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Veteranos agentes de las Fuerzas de Seguridad que trabajan en Ceuta cuestionan tanto la forma como las consecuencias que va a tener la espectacular “Operación Duna”, que se saldó con 11 detenidos acusados de formar una célula terrorista islámica. Ni un solo explosivo incautado. Los policías advierten: el juez Baltasar Garzón quizá busque una rúbrica fundamentalista al juicio del 11-M.

Unos 300 agentes del Cuerpo Nacional de Policía, dirigidos desde la Comisaría General de Información y avalados por el juez Baltasar Garzón, participaron en la madrugada de este martes en el operativo montado en Ceuta para “desarticular” una célula radical islámica.

Las detenciones tuvieron lugar en la barriada del Príncipe Alfonso, un lugar que –según adelanto ECD en exclusiva- algunos expertos consideran propicio para el reclutamiento de jóvenes que se integran en la Yihad.Pero de los once detenidos ninguno, según fuentes policiales consultadas por El Confidencial Digital, tiene tras de sí un historial que avale su detención como fundamentalista radical dispuesto a atentar.

Veteranos miembros de las Fuerzas de Seguridad que trabajan desde hace muchos años en Ceuta han manifestado a este confidencial su sorpresa por la magnitud de la operación y las escasas o nulas consecuencias penales que puede tener. Eso sí, se hace una apreciación: el juicio sobre los atentados del 11 de marzo están cerca (empezará en febrero del año que viene) y poder demostrar que en estos momentos ya hay una célula casi dispuesta a actuar reforzaría la tesis de la autoría única del fundamentalismo islámico en los atentados de Madrid.

Además de estas valoraciones, los expertos policiales ponen sobre la mesa otras apreciaciones relevantes sobre lo sucedido:

-- Los detenidos no son unos desconocidos para los agentes que patrullan por las calles de Ceuta. A varios de ellos se les ha visto en ocasiones gritando a favor de que las mujeres llevaran el velo cubriéndose la cara y recriminando a las jóvenes que no lo hacían. No eran, por tanto, unos extraños sino ciudadanos perfectamente localizados por los agentes de la zona.

-- Se trata de individuos conocidos también en sus barrios por sus tendencias más o menos radicales.

-- En ningún momento se han ocultado o intentado huir ante la sospecha que de la policía pudiera detenerles.

-- En los registros efectuados se ha encontrado básicamente documentación, algunos CDs, DVDs, teléfonos móviles, material informático, un chaleco antibalas y un cuchillo de grandes dimensiones, entre otros efectos. Pero no se han encontrado ni armas ni explosivos que pudieran hacer pensar en una célula organizada, con serias intenciones de pasar a la acción.

-- Sus únicos antecedentes son por delitos comunes como el robo y el tráfico de drogas.

Según las investigaciones del juez Garzón, los integrantes de este grupo tenían una “gran influencia” sobre varios imanes de Ceuta, a los que “exigían de manera constante” que “radicalizaran su discurso” para reclutar a jóvenes para la guerra santa dentro y fuera de las fronteras españolas.

Sin embargo, las fuentes consultadas por ECD señalan que en los alrededores de las mezquitas estos comentarios fundamentalistas son habituales y que, aunque hay que estar alerta, no pueden ser considerados motivo suficiente para montar un dispositivo de semejante envergadura.

·Publicidad·
·Publicidad·