Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

CiU ha contactado con ERC, a través de su ‘correo habitual’, para sondear las posibilidades de un pacto en Barcelona: Esquerra exige excluir al PP

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los alcaldables de los principales partidos políticos piden el voto en Barcelona. Mientras tanto, en los camerinos, acercan posiciones de cara a posibles ‘matrimonios’ postelectorales. Jordi Portabella y Xavier Trias ya se han hecho guiños mutuos. El acercamiento ha recaído en el mensajero habitual, Antoni Vives, vicesecretario general de CIU y número 8 en sus listas. Esto es lo que ha sucedido.

Recuperar posiciones en Cataluña es el objetivo prioritario de CIU. Y sus dirigentes no lo ocultan. La noche del arranque electoral, Xavier Trias, definió las elecciones del 27 de mayo como “un plebiscito entre cambio y continuidad”, donde el reto es “destronar al PSC tras 28 años en el poder”. Hay que tener en cuenta que esta es la primera campaña municipal que la federación afronta sin gobernar en la Generalitat y los ánimos están exaltados.

También por eso, los convergentes han movido ficha para tantear la posibilidad de posibles pactos tras los comicios si los resultados no les son totalmente favorables. Según fuentes consultadas por El Confidencial Digital, la persona que CiU suele utilizar en estas ocasiones como discreto correo y puente, Antoni Vives, ha establecido un primer contacto con los republicanos catalanes.

Según los datos que maneja ECD, no han existido propuestas en firme sino que se han barajado alternativas posibles, como partir la alcaldía dos años para cada formación. Aunque no se han cerrado compromisos por ninguna de las partes, Vives sí ha llevado un mensaje a la sede de CIU: Esquerra no está dispuesta a aceptar al PP como compañero de viaje.

ERC, por su parte, sí estaría dispuesta a explorar estrategias futuras en Gerona, localidad a la que definen como ‘un laboratorio’. La sensación que existe entre los republicanos es que, de cara al partido y a sus militantes, no es conveniente que su formación participe en todos los ayuntamientos como parte del tripartito. Según estas fuentes, el motivo es que “aunque los afiliados no nos han pedido cuentas por el pacto con el PSC, no podemos olvidar a los 200.000 votantes que tenemos más afines a CIU que a los socialistas. Ellos verían mejor un pacto con los convergentes que con los socialistas”.

La encuesta difundida el pasado viernes por el Centro de Investigación Sociológica (CIS) sobre las próximas elecciones vaticina, por ejemplo, que el panorama político en Barcelona no va a cambiar tras los comicios. Según los datos del CIS, el PSC pasa de 15 a 14 los concejales, pero aumentan de 5 a 6 los regidores de ERC y de ICV-EUIA. CIU subiría un concejal y pasaría de los 9 actuales a 10, mientras que otorgan 6 al PPC, uno menos de los que tienen ahora.

Hay que decir que Esquerra barajaba un escenario muy similar con los sondeos privados que manejaban sus dirigentes y a los que ha tenido acceso ECD. El aumento de concejales puede situar al partido en una situación privilegiada para realizar ciertas reivindicaciones que podrían traducirse en alguna concejalía más. En la actualidad, ERC ocupa la cartera de Turismo y ya ha puesto los ojos sobre alguna otra “muy concreta”, aunque este es un secreto que sólo se desvelará tras los comicios.

De hecho, Jordi Portabella ha insistido durante la precampaña en que exigirá ejercer su turno de alcaldía si los resultados electorales mejoran la capacidad de influencia de ERC en un futuro gobierno municipal. Todo depende del ascenso que consiga también ICV-EUIA. Ambas formaciones compiten por el mismo electorado: joven, de izquierdas y con preocupación por el medioambiente.

Los resultados del CIS hacen prever que el actual alcalde de Barcelona y candidato del PSC, Jordi Hereu, “confirmará” los acuerdos con ICV-EUIA y ERC, para garantizar el mínimo de 21 concejales necesarios para la mayoría absoluta. El objetivo de los socialistas es elevar su “cuota” electoral para reducir la dependencia de sus socios. Tarea que emprenden no sin dificultad ya que los últimos resultados revelaron que, parte del electorado del PSC, está “harto” y prefiere abstenerse o emigrar a formaciones como Ciutadans o ICV.

·Publicidad·
·Publicidad·