Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Estreno electoral en la nueva sede de Ventas

Ciudadanos sobrevive a la catástrofe pronosticada: de la preocupación al alivio

Las caras de decepción al inicio de la noche evolucionaron hasta los gritos de “¡Presidente, presidente!” a Albert Rivera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ciudadanos ha sido el único partido con el que las encuestas han acertado: se sitúa como cuarta fuerza política. Sin embargo, la caída en el número de escaños se ve compensada por el éxito del Partido Popular, que, con el apoyo de la formación naranja, se quedaría a siete de la mayoría absoluta. Más allá del análisis político, la noche electoral dejó las siguientes anécdotas.

Albert Rivera y su equipo celebran con los militantes el resultado del 26-J. Albert Rivera y su equipo celebran con los militantes el resultado del 26-J.

Albert Rivera llegó a la sede de Ciudadanos en Madrid a las ocho menos diez de la tarde. Lo hizo a pie, por la calle Alcalá, junto a su novia, Beatriz Tajuelo, que lucía un vestido sin mangas de color gris claro y unas sandalias de tacón bajo.

El líder de la formación naranja optó por un traje de chaqueta azul marino y camisa azul claro. A diferencia de en las elecciones generales de diciembre, esta vez Rivera dejó la corbata en casa.

Segundos antes de entrar en la sede, uno de los periodistas que le esperaban en la puerta preguntó al líder de C’s si consideraba la participación “positiva”, a lo que Rivera respondió con un “vamos a ver”.

El tono del candidato a La Moncloa anunciaba lo vivido unas horas después: el ambiente en el partido naranja comenzó a decaer ante los primeros resultados. Desde primera hora de la tarde, la sede estaba muy tranquila. El edificio lo ocupaban únicamente la prensa y el equipo de Rivera.

Una noche poco animada

Los afiliados de C’s que se acercaron a la calle Alcalá para seguir la noche electoral lo hicieron a partir de las ocho y media de la tarde.

La idea inicial del partido era habilitar la segunda planta del edificio para los seguidores de la formación, sin embargo, estuvo vacía prácticamente toda la noche. Desde las nueve y media, las luces de esa zona quedaron apagadas.

Algunos periodistas comentaban que la noche electoral del 20 diciembre en el madrileño Hotel Eurobuilding –anterior sede de la formación naranja- fue “mucho más animada”. Otros iban más allá, asegurando que “lo de diciembre parecía una fiesta”, opinó una informadora. 

En ese sentido, el punto de inflexión de la noche en el cuartel general de los de Rivera fue el paso de 29 a 30 escaños. Esa leve mejora de los resultados despertó el optimismo de los invitados que ocupaban la tercera planta de la sede: gritaban y aplaudían con intensidad cada nuevo diputado logrado. 

Más de 100 medios acreditados

Durante la noche electoral, el edificio de Alcalá, 253 estuvo dividido de la siguiente manera: en la planta baja se encontraba el centenar de medios de comunicación acreditados. De ellos, más de veinte eran internacionales.

Debido al limitado espacio habilitado para periodistas y cámaras de televisión en esa planta baja, el equipo de C’s puso a disposición de los informadores otra sala de prensa en la primera planta

Dos más arriba, en la tercera, seguían el escrutinio militantes e invitados del partido, entre los que se encontraba la novia de Rivera. Por último, la Ejecutiva de la formación naranja ocupó la cuarta planta durante toda la noche. Prácticamente ningún miembro de la dirección bajó a charlar con los periodistas.

Otras curiosidades que dejó la noche:

-- Por cada una de las plantas de la sede de C’s había uno o dos guardias de seguridad situados frente los ascensores.

-- Los periodistas de la primera planta se quejaron de que el wifi fallaba en varios momentos, lo que retrasaba su ritmo de trabajo. Sin embargo, la conexión en la planta baja “iba como un tiro”, decían algunos.

-- Ciudadanos montó un pequeño escenario en el exterior de su sede al que empezaron a acercarse algunos afiliados en torno a las diez de la noche. La obtención del escaño número 30 despertó el optimismo de los seguidores de la formación de Rivera, que entonces sí empezaron a acercarse a la sede en grupos más amplios.

-- El catering que ofreció Ciudadanos resultó “simple” para algunos profesionales: consistió en tortilla de patata, saladitos, fiambre, queso con uvas, croquetas, sándwiches y brochetas de tomate cherry con queso mozzarella. La cena corrió a cargo de la empresa Goblin.

-- A las diez de la noche, la organización repuso los mismos platos que había ofrecido desde las ocho y cuarto de la tarde. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·