Miércoles 07/12/2016. Actualizado 09:19h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Cruzada antirreligiosa del ministro Alonso: planea también acabar con la misa en la entrega de despachos en las academias

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Consecuente con sus ocultas afiliaciones, el ministro de Defensa está en plena cruzada antirreligiosa. Ya ha eliminado la oración por los caídos y ahora va contra la misa en las academias.

José Antonio Alonso evitó que en el reciente homenaje a las víctimas del Cougar, el 16 de agosto, celebrado en el Cuartel General del Aire (Madrid), se escuchara la tradicional plegaria por los caídos. Ante el monolito, con los guiones y banderas y la corona de flores, se entonó el canto “La muerte no es el final”, pero no se procedió –como siempre se había hecho hasta ahora- a leer la oración a los caídos (el soneto que ya había modificado José Bono) a cargo del capellán castrense. Lo cual molestó en medios militares.   En ese misma línea antirreligiosa, otro objetivo próximo del ministro de Defensaes que dejen de oficiarse las misas que tienen lugar en las academias militares el día de la entrega de despachos.   Según ha podido saber El Confidencial Digital, su primer intento firme ha sido en la Academia Militar de Marín, en la última ceremonia de final de promoción, a la que asistió y presidió el rey don Juan Carlos.   De acuerdo con los datos recogidos por ECD, cuando iban a iniciarse los actos, el ministro dijo que no hubiera misa, porque “esto es un acto cívico”. Los responsables de la Armada le argumentaron que la misa ha sido y es una tradición de siglos en la Marina española, sin que José Antonio Alonso diera su brazo a torcer.   En ese momento, terció el rey, que ha sido alumno de la escuela de Marín, para indicar que se mantuviera la misa.   Fuentes militares aseguran que José Antonio Alonso ha dado instrucciones para que en el futuro ya no exista en los centros de enseñanza esa celebración religiosa en la entrega de despachos, para lo cual se redactarán las correspondientes órdenes y se cursarán por conducto reglamentario.