Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Daños colaterales” del pacto Zapatero-Mas: votantes “soberanistas” de CiU podrían apostar por ERC y consolidar al PSC en el poder

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Según el análisis que se hace desde las filas del Tripartito, el PSC podría no salir perjudicado del pacto Zapatero-Mas. Los votantes más “soberanistas” de CiU, insatisfechos, podrían apostar por ERC: el PSC se consolidaría así como la fuerza más votada en las próximas elecciones.

La actual situación política en Cataluña se ha convertido en un atractivo campo de estudio para sociólogos, analistas políticos, sondeadores de opinión y “profetas” de resultados electorales. Un destacado analista de la política catalana del entorno del Tripartito ha explicado a ECD uno de los principales escenarios sobre los que se trabaja. Según este “cirujano” de la vida política catalana, alrededor de un tercio del millón de votantes de CiU —1.018.115 en las elecciones de noviembre de 2003- se consideran “soberanistas”. Una parte importante de este electorado actualmente se siente insatisfecha con el acuerdo entre Rodríguez Zapatero y Artur Mas, y piensan que el líder convergente “se ha vendido barato” (tan sólo un 50% del IRPF). A primera vista y tras la famosa foto del pacto en La Moncloa, el PSC habría sido el principal perjudicado: su rival en la Generalitat aparecía reforzado con el acuerdo. Un dato a tener en cuenta: en el capítulo competencial -que ya se había pactado antes del famoso acuerdo entre el PSOE y CiU- los representantes del Gobierno, en la Ponencia sobre el “Estatut”, están comenzando a hacer amagos de marcha atrás. Los socialistas son conscientes de que aunque se produzcan recortes de competencias, es tarde por parte de CiU para “romper la foto”. Así las cosas, no es descabellada la idea de que la insatisfacción de los votantes “más radicales” de CiU pueda traducirse en un trasvase de votos a ERC, que ha consagrado su imagen de “partido coherente” con los postulados nacionalistas que defiende y que no está dispuesto a “apearse” de las líneas fuertes del texto aprobado en Cataluña. La pérdida de votos de CiU, no sólo beneficiaría a ERC, sino que consolidaría al PSC como la fuerza más votada, que ya superó en las pasadas elecciones a los convergentes en alrededor de ocho mil votos.