Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Defensa incumple sus compromisos con el Hospital Gómez Ulla, un ‘asilo de ancianos’ infrautilizado, caduco y donde escasean los médicos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se están cerrando los flecos para la firma de un nuevo convenio entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Defensa. De las 500 camas prometidas por José Bono para uso civil, sólo se utilizan ahora un centenar. Los profesionales se marchan por el pésimo ambiente laboral.

El descontento en el Hospital Central de la Defensa es generalizado, según reconocen a El Confidencial Digital diversos profesionales que conocen bien las entrañas de este centro sanitario. Desde que fue introducido en la red de hospitales para su uso civil (dispone de un ala específica dedicada a este fin) el ambiente entre los profesionales y los pacientes ha empeorado notablemente.   Faltan profesionales, como es el caso de anestesistas o intensivistas que se ven incapaces de atender la demanda de pacientes. La ratio de atención médico-paciente es muy inferior a cualquier otro centro hospitalario de la Comunidad de Madrid donde son conscientes, así se lo han manifestado a ECD, de que el Gómez Ulla necesita un buen lavado de cara.   De las 500 camas ofertadas por el entonces Ministro de Defensa, José Bono, a Esperanza Aguirre, presidenta de la CAM, sólo se están utilizando un centenar. La razón fundamental es la carencia de médicos que, al formar parte del Ejército, están siendo enviados a misiones internacionales provocando bajas y vacantes continuas. Las especialidades, por tanto, se van quedando vacías.   De igual forma, se dice a ECD, el Hospital Central de la Defensa parece más un “asilo de ancianos” que un verdadero centro de referencia. Sólo hay que tener en cuenta un detalle: el pasado día 12, en el desfile del Día de la Hispanidad, el hospital al que debía acudirse en caso de crisis era La Paz y no el situado en Carabanchel.   Otro de los aspectos negativos que destacan sus profesionales es que se hace incompatible muy a menudo la convivencia entre la disciplina militar y la civil. Mucho más férrea en el primer caso.   A punto de renovarse el convenio vigente, fuentes de la Comunidad de Madrid han informado a ECD que la inversión que hará la sanidad pública en este hospital pasará de los 5.800.000 euros actuales a más del doble, 14 millones de euros. Asimismo se exigirá a Defensa que acometa la remodelación de los servicios e infraestructuras necesarias para mejorar la atención sanitaria.   La dirección del centro la ostenta un general médico, Juan Miguel Díaz Lobón, quien ascendió en 1986 a Teniente Coronel, subió de rango en 1997 y, en 2003, fue ascendido a General de Brigada. Se incorporó al equipo del Gómez Ulla en 2002, hace ya cuatro años. La parte dedicada a la gestión la desempeña un cargo civil.   Este confidencial ha intentado recoger el parecer oficial de los directivos del centro hospitalario sobre estas denuncias. Al momento de cerrar esta edición, no se habían devuelto las llamadas.