Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Defensa difunde un ‘Manual de Comportamiento’ tras la tragedia de Afganistán: nada de vuelos a ras de suelo, mantener tripulaciones y descansos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras la comparecencia parlamentaria del titular de Defensa, José Bono, el pasado mes de febrero para presentar el informe final de los sucesos del accidente de los “Cougar” en Afganistán, los militares españoles han sacado algunas conclusiones. ECD ha tenido acceso a las principales directrices.

En las páginas de El Confidencial Digital se podía leer este martes que el Coronel San José -segundo jefe de FAMET- había decidido visitar las bases de helicópteros del Ejército Español para informar sobre los trabajos de investigación sobre la tragedia de Afganistán, que se saldó con diecisiete militares fallecidos.   A continuación se detallan algunas de las valoraciones oficiales de las que ha hablado el Coronel San José, realizadas por la Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM) y los trabajos de investigación de la oficina de seguridad de vuelo de FAMET, a las que ha tenido acceso este confidencial:   -- La CITAAM atribuye el accidente del primer helicóptero a un impacto contra el suelo. (Algunos expertos llaman la atención sobre la falta de una explicación sobre las causas de ese impacto. “Ni el viento, ni el examen de los restos del aparato, ni la experiencia de los pilotos permiten deducir nada”, señalan).   -- Los informes oficiales descartan la acción hostil contra los helicópteros según las investigaciones realizadas entre los restos de los aparatos así como por las preguntas realizadas a los jefes tribales de la zona. (Analistas consultados por ECD echan de menos alguna investigación entre la población local –de las que Defensa no ha informado- así como las declaraciones de la segunda tripulación).   En lo relativo a seguridad de vuelo, las conclusiones que ha hecho públicas el segundo jefe de las FAMET en su ronda de visitas entre las bases españolas fueron las siguientes:   -- Se ha dado orden de conectar en todos los casos el altímetro (el primer helicóptero no lo llevaba por seguridad).   -- Se deben evitar, a partir de ahora, maniobras agresivas y comprobar en todo momento que se dispone de potencia suficiente para realizar los ejercicios.   -- Es preciso realizar ahora la instrucción de vuelos con carga completa, repitiendo las circunstancias del vuelo siniestrado.   Las conclusiones en lo que respecta a las tripulaciones son las siguientes:   -- Se deben mantener siempre las mismas tripulaciones para conseguir que los equipos funcionen coordinadamente.   - Colocación correcta del equipo de tripulación (especialmente la sujeción de los cascos).   -- Cumplir los descansos tras cada misión para reducir la acumulación de estrés y cansancio. Según las fuentes consultadas, en el Ejército del Aire “se cumplen escrupulosamente los turnos de actividad y descanso”, pero en el Ejército Tierra “es muy raro que se respeten”.   -- Además, las fuentes consultadas aseguran que a las tripulaciones en zona de operaciones se les ha ordenado que no realicen vuelos tácticos a ras de suelo. Los analistas en cambio, discrepan de la orden porque “la mejor protección que tienen es este tipo de vuelos”.   Hasta aquí el “Manual de Comportamiento” del que se ha hablado a los pilotos del Ejército español. El Confidencial Digital ha podido hablar con algunos expertos que destacan otros “puntos oscuros” de los informes mencionados más arriba.   Destacan, en primer lugar, que -según los informes presentados- los “Cougar” o “Superpuma” fabricados por la misma casa –la empresa francesa Aerospatiale- carecen de la maniobrabilidad necesaria para efectuar vuelos tácticos en un terreno con tanto desnivel como Afganistán.   En los años ochenta, el Gobierno español se debatía entre adquirir los “Cougar” o el modelo americano Black Hawk. Contrariamente a la decisión que finalmente se adoptó, un estudio del Estado Mayor aconsejó la versión americana “que le aventajaba en operatividad y resultaba más económico”, explican los expertos consultados por este confidencial.