Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Defensa constata un aumento del consumo de drogas en el Ejército y potencia la prevención: inspecciones con perros y cursos para mandos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“El Ejército es fiel reflejo de la sociedad”, afirman los expertos. Defensa percibe un aumento del consumo de drogas en las Fuerzas Armadas (FAS) y está adoptando una posición preventiva ante el problema. La inspección de taquillas con perros entrenados, análisis de orina y cursos para mandos militares son algunas de las medidas adoptadas.

Según las informaciones a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, maneja datos oficiales en el marco del Plan Nacional sobre Drogas que constatan un aumento en el consumo de drogas.

Si en este punto, el Ejército es “fiel reflejo de lo que sucede en la sociedad”, como aseguran los expertos consultados, los datos que maneja el Ministerio indican el cannabis continúa siendo la droga ilegal más consumida.

En España, un 28,6% afirma haber probado esta droga alguna vez; un 11,2% lo hizo en el último año; un 8,7%, en el último mes; y un 2%, a diario. Más extendido entre los hombres (15,7%) que entre las mujeres (6,6%), y entre los jóvenes de 15 a 34 años. Los últimos datos oficiales del Ministerio de Sanidad y Consumo explican que durante 2005 las diferencias intersexuales son mayores en consumo mensual y sobre todo a diario (3,2% hombres y 0,8% mujeres).

Fuentes militares consultadas por ECD aseguran que, en cuanto a las medidas preventivas adoptadas, la inspección de taquillas en los acuartelamientos cada dos o tres meses, con perros entrenados, los análisis de orina y algunos cursos de formación, son las medidas más habituales con las que cuentan las Fuerzas Armadas para evitar el uso de drogas. En general, los militares que son sorprendidos con droga “alegan que es para consumo propio”. Si no superan ciertas cantidades, “no se puede hacer nada legalmente hablando”, describen quienes conviven a diario con los militares.

Los cursos de formación es la medida que más importancia están dando las FAS para la prevención de estas prácticas. La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) colabora desde hace años en la formación de mandos militares con este propósito. Este año 2007 se llevará a cabo la novena edición del curso –con una duración de dos semanas, más una fase previa no presencial de tres meses de estudios teóricos-. Existe también una modalidad para personal auxiliar, que este año cumple su quinto año consecutivo, y que tiene una duración de cuatro días. Ambos periodos formativos son impartidos tanto por personal militar como civil.

El aspecto civil de estos cursos pretende mostrar qué se puede hacer con los drogadictos, cómo tratarles y ayudarles. De todas formas, las Fuerzas Armadas tienen sus planes preventivos propios para cada uno de los tres Ejércitos y estos, a su vez, para cada unidad.

En estas sesiones se enseñan los modelos que se están desarrollando en la Brigada Legionaria (BRILEG) y el Plan Antidroga del Ejército del Aire (PADEA). Otras indicaciones que reciben tienen que ver con la puesta en marcha de un Programa de Prevención de Drogodependencias en el Ejército de Tierra, la prevención de drogodependencias en el Plan de Calidad de Vida de Tropa y Marinería o las pautas de acomodación concreta de los proyectos a cada Unidad.