Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Diego López Garrido está extasiado con su “solución habitacional” en el Congreso, el flamante despacho heredado de Pérez Rubalcaba

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los grupos parlamentarios, a excepción de CiU, afrontaron a primeros de este año el traslado a sus despachos del nuevo edificio del Congreso. Los hay más satisfechos y los que protestaron por su ubicación. Entre los primeros se cuenta López Garrido; entre los segundos, Izquierda Unida.

Las nuevas dependencias ubicadas en la antigua sede del Banco Exterior, situadas al otro lado de la calle, frente del viejo caserón de la Carrera de San Jerónimo, en el número cuarenta, son efectivamente desiguales. Y ha provocado sentimientos encontrados entre los parlamentarios.   Aunque en la reforma se ha optado por pasillos muy estrechos, que han permitido dotar de gran espacio a los despachos de sus señorías, los hay mejores y peores. De ahí que –como informara en su día El Confidencial Digital- el reparto de oficinas en las nuevas dependencias del Congreso no estuviera exento de polémica y tensiones entre los principales grupos parlamentarios, PSOE, PP, IU y CiU.   Muchos meses después, permanecen las protestas, más o menos explícitas de la formación que lidera Gaspar Llamazares, que incluso exigió a Manuel Marín, hace algunos meses, una valoración de riesgos laborales en las nuevas dependencias por malos olores, goteras y los dolores de cabeza que provocaba la deficiente iluminación del recinto que debían ocupar.   Todo lo contrario a lo que le sucede al portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Diego López Garrido, que exulta en privado de la oficina que ha heredado de Alfredo Pérez Rubalcaba. Está encantado y, según explican quienes trabajan a su lado, no tiene inconveniente en reconocerlo.   Por cierto, que diputados del PP han reconocido a ECD que las dependencias que ocupa Izquierda Unida están muy por debajo de la media. “Están trabajando en poco más que armarios”, se le ha escuchado decir hace unas semanas a un destacado dirigente “popular”.   Eso sí. Desde el partido que lidera Mariano Rajoy se insiste: Llamazares tuvo en su mano cambiar su destino, si hubiera mostrado más capacidad negociadora cuando Rafael Hernando negoció con ellos la futura ubicación de sus diputados.