Lunes 05/12/2016. Actualizado 10:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

División en el Partido Popular sobre cómo actuar en el asalto de Sacyr al BBVA y enfados con Eduardo Zaplana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el Partido Popular hay división de opiniones, y aun posturas enfrentadas, en relación con cuál tiene que ser la actitud ante la operación de asalto de Sacyr-Vallehermoso al BBVA y el acoso y derribo contra su presidente, Francisco González. Incluso ha habido algún enfrentamiento dentro de la cúpula nacional.

En el Partido Popular hay división de opiniones, y aun posturas enfrentadas, en relación con cuál tiene que ser la actitud ante la operación de asalto de Sacyr-Vallehermoso al BBVA y el acoso y derribo contra su presidente, Francisco González. Incluso ha habido algún enfrentamiento dentro de la cúpula nacional. Un primer elemento de análisis es que Luis del Rivero es, en principio, “más amigo” que Francisco González. En efecto, el constructor tiene detrás algunos favores al PP, primero en la región de procedencia, Murcia, pero también en Valencia y en otros lugares. Algo semejante puede decirse de Juan Abelló, que siempre ha aparecido más cerca de los populares que de otros partidos. A cambio, Francisco González, aunque designado por José María Aznar, en realidad con quien ha tenido buena relación ha sido con este último, pero no tanto con el partido. Es más, en Génova algunos se preguntan: ¿qué ha hecho por el PP este señor? Por contra, la lectura que se hace de que la operación está patrocinada desde La Moncloa, y en concreto por el principal asesor económico de Zapatero, Miguel Sebastián, otorga al PP una magnífica oportunidad política para criticar y desgastar al Gobierno, mediante la denuncia de que el Ejecutivo interfiere en el sistema financiero y quiere colocar a sus “amigos”. Así se pronunciaba este domingo Rajoy, entrevistado en El Mundo. En resumen, la postura del Partido Popular está siendo ambigua, sin posicionarse del todo por ninguna opción, lo que incluso ha provocado enfrentamientos entre algunos de sus principales dirigentes. Por ejemplo, en Génova cayó como una bomba la declaración de Eduardo Zaplana demonizando a Del Rivero y santificando a Francisco González. Por su parte, el portavoz del PP en asuntos económicos, Miguel Arias Cañete, está intentando mantenerse en un segundo plano, sin posicionarse demasiado, a pesar de tratarse de un asunto que tanto notoriedad viene teniendo.