Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Doscientos escoltas abandonaron el País Vasco tras el anuncio realizado por el PSE de un acto público de renuncia a sus servicios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El PSE anunció hace unas semanas la convocatoria de un acto público para el verano en el que se anunciaría la renuncia a sus escoltas. Poco después, la noticia fue desmentida por Rodolfo Ares lo que no evitó que cundiera una enorme decepción en el colectivo. Doscientos escoltas han buscado nuevo destino profesional.

Ante la situación creada por la declaración de “alto el fuego permanente” de ETA, algunos concejales del Partido Socialista de Euskadi quisieron hacer de su intención de renunciar a la escolta una iniciativa de partido. Por este motivo, se filtró la posible celebración de un acto en el que los concejales socialistas en Euskadi renunciarían públicamente a esta protección. Con este gesto querían mostrar que el denominado “proceso de paz” es un camino inexorable y demostrarían su confianza en los mensajes enviados en este sentido por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.   Los socialistas vascos desmintieron posteriormente esta información a los propios escoltas a través de su secretario general del PSE en Guipúzcoa, Mikel Buen, quien atribuyó ese deseo a personas concretas dentro del PSE. De hecho, el prohibió a sus concejales PSE desde el inicio de la tregua abandonar la protección, como ya se informó desde éstas páginas.    A pesar del desmentido, la noticia tuvo su repercusión entre los escoltas que trabajan en el País Vasco. Las dudas creadas en el colectivo por esta declaración han sido recogidas por El Confidencial Digital entre los profesionales del sector. Estas fuentes confirman que, recientemente, 200 escoltas destinados hasta ahora en el País Vasco han partido hacia un nuevo destino profesional.   Las fuentes consultadas por ECD afirman que “aunque no se ha dado un ‘efecto huida’ como tal” estos mensajes han calado entre los profesionales que, al estar destinados en una zona de alto riesgo, son muy solicitados desde el resto de España. Pese a que muchas de estas ofertas suponen sueldos menores y suelen ser rechazadas, esta vez han sido bien acogidas. En el País Vasco trabajan cerca de 2.500 escoltas y son, en su inmensa mayoría, de fuera de Euskadi.   Los escoltas consultados aseguran que el Ministerio de Interior que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba ha prometido al colectivo que no se retirará ni un escolta hasta que la banda realice la entrega de sus armas. Hay que recordar aquí que los escoltas son asignados y retirados por la Secretaria de Estado de Interior.   Además, estos profesionales mantienen muchas dudas sobre el proceso abierto con la banda. A su juicio no tiene sentido los mensajes que se están enviando. Argumentan que en España llevamos ya diez treguas de ETA de las cuales se han roto nueve. Un ejemplo más que esgrimen: la tregua de 1998 fue empleada por los terroristas para recabar información de objetivos que posteriormente emplearon para la realización de atentados. Como ya informó ECD, motivos similares a estos han sido empleados por los dirigentes del Partido Popular del País Vasco para negar cualquier opción de reducir las medidas de seguridad de sus concejales en Euskadi.   “Una imprudencia” es el calificativo que emplean las fuentes consultadas ante el hecho de que se hable “tan pronto” de una posible reducción o retirada de las medidas de seguridad como los escoltas. Afirman que no tiene sentido que se pidan “gestos” a los concejales del País Vasco para ayudar a un posible proceso, ya que –sostienen- “a los de aquí no les hace falta, y conocen de primera mano lo que es tener miedo”.   Entre los argumentos que presentan para huir de la euforia destacan que durante el Gobierno de José María Aznar se vivió un año de tregua declarada y todo se fue al traste. En estos momentos, concluyen, “con apenas tres meses, hay quienes hablan y actúan como si la posibilidad de que vuelvan a matar sea imposible”.