Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

ERC y PSC no se ponen de acuerdo en la creación de la prometida Oficina Antifraude, que debía acabar con el clientelismo político

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El tira y afloja es continuo y el consenso en la creación de la prometida Oficina Antifraude parece cada vez más una quimera. Pasqual Maragall y Carod Rovira parecen estar jugando al “gato y al ratón” y no se ponen de acuerdo en quién debe gestionarla.

El tira y afloja es continuo y el consenso en la creación de la prometida Oficina Antifraude parece cada vez más una quimera. Pasqual Maragall y Carod Rovira parecen estar jugando al “gato y al ratón” y no se ponen de acuerdo en quién debe gestionarla.

 

Uno de los principales compromisos adquiridos ante el electorado por parte de ERC fue la creación de una oficina antifraude que velara por la transparencia en la toma de decisiones políticas y pudiera fiscalizar todos los actos de la Administración.

 

ERC parecía dispuesta, por tanto, a terminar con el clientelismo político que, a juicio de sus dirigentes, habría marcado el devenir de algunos departamentos de la Generalitat y muchas administraciones locales. En un principio, el PSC se mostró dispuesto a apoyar a la iniciativa republicana, pero ahora las cosas parecen haber cambiado.

 

El motivo: la decisión de Esquerra de poner como condición indispensable para la puesta en marcha de este organismo que también se investigue la corrupción en los Ayuntamientos. Pero las divergencias no han hecho sino multiplicarse.

 

El PSC pidió, como primera medida, que la oficina dependiera del Gobierno y no del Parlamento, tal y como demandaba ERC. Ahora, al ver que los republicanos no aceptan que esta entidad pueda ser un arma utilizable únicamente por el Ejecutivo, el presidente Maragall ha propuesto que sólo dependa del Parlamento cuando se deba investigar a la Generalitat.