Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El golpe a ETA en Burdeos ha desmantelado el ‘aparato negociador’: se espera el ascenso de militantes del sector más duro de la banda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía francesa detuvieron anoche en Burdeos a Francisco Javier López Peña, ‘Thierry’, considerado jefe del aparato político y militar de ETA; junto a Ainhoa Ozaeta Mendiondo, Igor Suberbiola y Jon Salaberria.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes de la lucha antiterrorista implicadas en esta operación, las detenciones de ayer han acabado con el llamado ‘aparato negociador’ de ETA. Los cuatro detenidos forman parte del grupo calificado como ‘los del punto final’, en referencia a que fueron ellos los que decidieron romper las negociaciones y acabar con el ‘alto el fuego permanente’ (Foto: Justy)

Hay que recordar que el propio ‘Thierry’ ha participado activamente en las negociaciones con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero durante la tregua. Además, Salaberria y Ozaeta también se entrevistaron con el Ejecutivo en abril de 2007.

Ahora, las fuentes policiales barajan quién puede ser el próximo sustituto de López Peña al frente de la cúpula etarra. Tal y como se publicó en estas páginas el pasado lunes, ‘Thierry’ encabezaba la llamada ‘Santísima Trinidad’ –léalo aquí- rodeado de ‘Txeroki’ y ‘Gurbitz’.

En estos momentos se cree que alguien del núcleo más duro de la banda ocupe el lugar dejado por ‘Thierry’ al frente de ETA. Las fuentes antiterroristas consultas explican que no existe a día de hoy ningún militante etarra que esté encuadrado en el ‘aparato militar’ y que ofrezca el perfil idóneo para comandar la banda.

Todos los activistas de los ‘comandos’, explican, son ‘gudaris’ venidos de la ‘kale-borroka’ sin apenas experiencia dentro de ETA.

Un dato que ha sorprendido a los agentes que detuvieron ayer a los cuatro etarras en Burdeos es que todos ellos portaban armas en el momento de su captura. Esto se debe, explican expertos policiales, a que, en caso de que un etarra sea detenido portando un arma, las autoridades francesas deben juzgar primero al individuo por tenencia ilícita de armas. De esta forma, su extradición a España se retrasa.

·Publicidad·
·Publicidad·