Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El entorno de ETA pasa a la ofensiva con una “campaña de sensibilización” a favor de la unificación de los presos de la banda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miembros del entorno abertzale acaban de poner en marcha una articulada campaña de sensibilización en el País Vasco a favor de la unificación de los presos de ETA. La batalla se está dando ya en diversos frentes. El objetivo de la ofensiva es presionar a José Luis Rodríguez Zapatero y lograr la unificación de los presos etarras en los penales vascos.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, el País Vasco está siendo testigo de esta singular ofensiva que persigue un único objetivo: presionar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y lograr la unificación de los presos etarras en los centros penitenciarios vascos.   Se trata, explican las mismas fuentes, de una maniobra perfectamente orquestada por los dirigentes abertzales, entre los que se encontrarían miembros de Batasuna y los propios familiares de los detenidos.   Las calles del País Vasco aparecen estos días repletas de carteles reclamando la unificación de los presos. También se están distribuyendo pancartas y mensajes reivindicativos con estas denuncias en los alrededores de los principales centros penitenciarios vascos. Se quiere poner el tema en la calle y “asfixiar” al Ejecutivo desde diversos frentes.   Dentro de esta ofensiva se sitúa la huelga de hambre que mantiene el etarra José Ignacio de Juana Chaos. De hecho, el colectivo de funcionarios de prisiones no utiliza medias palabras: se asegura que se trata de una acción de cara a la galería y de un hecho “puramente mediático”.   Según han asegurado a ECD quienes le siguen de cerca, el estado de salud del preso es bueno ya que, a pesar de que no consume alimentos sólidos, sí “bebe líquidos y azúcares”. Es decir, no se está tratando de una huelga de hambre en sentido estricto y su vida no corre peligro en absoluto.   Es un gesto –concluyen las mismas fuentes- destinado únicamente a influir en el llamado “proceso de paz”.

·Publicidad·
·Publicidad·