Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Tras el cese de Tomás Gómez

Eduardo Madina se convierte en el siguiente objetivo de Pedro Sánchez

Consigna en el PSOE: se responderá que es un diputado raso y que solo le apoyan los críticos de siempre. Irá en la lista al Congreso en un puesto que no garantiza el escaño

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Sánchez ha decidido dar un puñetazo en la mesa y defender su liderazgo al frente del PSOE ante todos aquellos que le cuestionen. Ya lo demostró la semana pasada con el cese de Tomás Gómez y, ahora, el secretario general busca minimizar, públicamente, el poder de influencia de Eduardo Madina dentro del Grupo Socialista en el Congreso.

Eduardo Madina y Pedro Sánchez. Eduardo Madina y Pedro Sánchez.

Según ha sabido El Confidencial Digital, las luces de alarma se encendieron en Ferraz el pasado martes, después de que el diputado vasco cuestionara, en la reunión de los parlamentarios socialistas, el pacto anti-yihadista sellado entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. La reacción de los medios, asegurando que Madina “lidera un frente crítico”, no gustó a la dirección nacional del PSOE.

En pleno debate sobre el liderazgo de Pedro Sánchez, el equipo del secretario general quería evitar un nuevo frente abierto. Más teniendo en cuenta la decisión que dos días después se iba a hacer oficial: el cese de Tomás Gómez como líder del PSM. Por ese motivo, se dieron instrucciones a los cargos intermedios para desactivar la “revuelta Madina”.

Es un diputado raso más”

Las fuentes consultadas por este confidencial explican que, el objetivo de la dirección nacional, era restar importancia, a toda costa, a las palabras de Eduardo Madina. De esta forma, se quería hacer ver que el disputado vasco, rival de Sánchez en las primarias para la secretaría general, no tiene poder de influencia dentro del partido.

Para ello, Ferraz dio una serie de argumentos para responder sobre el supuesto frente liderado por Madina contra Sánchez. Son los siguientes:

--Es un diputado raso más. Eduardo Madina, sin ningún cargo orgánico en el PSOE ni en el Grupo Socialista, es para Ferraz “un diputado más”, por lo que “su opinión no vale más que la de cualquier otro parlamentario”.

--No lidera ningún frente. El grupo parlamentario está con Pedro Sánchez y no existe un sector contrario al secretario general. Por tanto, Madina no puede liderar ningún tipo de frente

--Solo le apoyaron los críticos de siempre. En Ferraz conocen que ha trascendido que más de una decena de diputados se mostró en contra del pacto anti-yihadista, tal y como hizo Madina. No obstante, cargos intermedios del PSOE defienden que al diputado vasco solo le apoyaron los “críticos de siempre”, que ya protestaban en la etapa de Rubalcaba. Ponen como ejemplo a José María Barreda y Odón Elorza.

No tiene asegurado el escaño tras las generales

El propio Eduardo Madina es consciente de que la idea del secretario general es irle arrinconando poco a poco para que cada vez tenga menos poder de influencia. Ya le ha relegado al llamado escaño de los perdedores y, además, no cuenta con él dentro del grupo parlamentario.

No obstante, lo peor para el diputado vasco puede estar por llegar. Y es que Pedro Sánchez, tal y como se avanzó en estas páginas, planea situarle en el puesto número 3 de la lista por Vizcaya a las generales, cuando todas las encuestas aseguran que el PSOE, en dicha provincia, obtendría como mucho dos escaños.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·