Miércoles 18/10/2017. Actualizado 17:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Confía en que podrá continuar como número dos del partido

Errejón está convencido de que Pablo Iglesias no tiene más remedio que pactar

“Se encuentra crecidísimo” tras los buenos resultados de la primera votación sobre Vistalegre 2

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La guerra civil ha estallado esta Navidad en Podemos, y uno de los contendientes principales, Íñigo Errejón, considera que ha salido reforzado con el resultado de los dos primeros combates: la consulta sobre el método de votación en Vistalegre 2, y la campaña contra él en Twitter. Por eso, ha anunciado a los suyos que irá “hasta el final”, y que, desde luego, no piensa abandonar el partido.

Iñigo Errejón. Íñigo Errejón.

Según cuentan a El Confidencial Digital cargos de Podemos próximos a Errejón, el secretario de Política del partido está “crecidísimo”, de cara a la Asamblea Ciudadana de Podemos en Vistalegre, y considera que todo lo acontecido en los últimos días le ha reforzado de cara a la militancia y ha debilitado a sus oponentes.

En concreto, el número dos considera que los resultados de la consulta sobre el sistema de votación en Vistalegre 2, que se saldó con una victoria mínima de Iglesias por poco más de dos décimas, ha confirmado que los apoyos están “a la mitad” y que, por tanto, tiene opciones serias de ganar la votación sobre el documento político.

En ese sentido, las fuentes consultadas explican que, en este tipo de consultas, Iglesias siempre lograba el apoyo de la casi totalidad de los participantes, mientras que ahora, al existir una alternativa, “los votos se reparten casi al 50 por ciento”. 

Castigo a los impulsores del “#ÍñigoAsíNo”

Esos buenos resultados de los errejonistas fueron, en opinión de las fuentes consultadas, el desencadenante de la segunda batalla vivida estos últimos días, y que Errejón cree que también ha ganado: la desarrollada en las redes sociales.

Comenzó tras el anuncio del cese de José Manuel López como portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid. Errejón reaccionó escribiendo en Twitter que ese “no es el camino” después de que los militantes de Podemos hubieran votado “más democracia, diversidad, y entendimiento”. El comentario provocó una rápida y contundente respuesta de los “pablistas”.

Como ya es conocido, destacados colaboradores de Iglesias, con Pablo Echenique e Irene Montero al frente, se movilizaron para lanzar en masa el hastag “#ÍñigoAsíNo”, con el que pretendían hacer patente un rechazo de la gran mayoría de Podemos a la estrategia de confrontación impulsada por el número dos.

La estrategia, sin embargo, les ha salido mal. A Echenique, como responsable de Organización, no han parado de enviarle quejas por escrito, desde el domingo y ayer mismo. Y se ha conocido que el propio Iglesias dio el visto bueno a la movilización iniciada por integrantes de la nueva ejecutiva de Podemos Madrid.

Esa revelación ha provocado, según las fuentes consultadas, un “gran desgaste” a Pablo Iglesias y a sus colaboradores. Desde el equipo de Errejón se considera que “tienen miedo a una derrota, y empiezan a tomar decisiones erróneas porque están desesperados”.

“Pablo buscará un acuerdo in extremis”

La referencia al supuesto temor de Iglesias a una derrota en Vistalegre 2 está sustentada en informaciones que viene recibiendo el propio Errejón sobre las intenciones del secretario general de cara a las próximas semanas.

Desde el entorno del secretario de Política de Podemos explican a ECD que gente próxima a Iglesias ha dejado caer a Errejón que, después de la guerra de tuits llevada a cabo durante los días de Nochebuena y Navidad, el partido se encuentra en una situación de “no retorno” y que el líder de la formación estaría dispuesto a cambiar de estrategia.

Errejón y los suyos manejan datos que apuntan a un giro de Iglesias en próximas fechas, cuando, con el argumento de evitar una escisión dentro del partido, anunciará su intención de sentarse a negociar con el actual número dos un documento político unitario.

Las fuentes consultadas aseguran a ECD: “Pablo buscará un acuerdo in extremis, e Íñigo está dispuesto a hablar”. No obstante, añaden, el portavoz de Podemos en el Congreso pedirá que se respeten los puntos fundamentales de su propuesta política como requisito indispensable para que haya acuerdo.

Errejón descarta marcharse de Podemos

De aceptar Iglesias las exigencias de Errejón sobre el documento político, el primero “no encontraría problemas” a la hora de ser reelegido como máximo responsable de Podemos, y, a la vez, el actual equilibrio de fuerzas con el secretario de Política se mantendría.

Errejón está seguro de que, si finalmente su propuesta es asumida por Iglesias, al menos en los puntos fundamentales, su actual rol en el partido no cambiará, y sus principales colaboradores de confianza conservarán sus puestos en la ejecutiva.

Ese escenario se veía menos probable hace apenas unas semanas, cuando el propio Iglesias y Echenique acordaban una candidatura conjunta de cara a la Asamblea Ciudadana. El líder de Izquierda Anticapitalista solicitó entonces la cabeza de Errejón y el secretario general estaba dispuesto a concedérsela.

Sin embargo, lo ocurrido en Nochebuena y en Navidad ha provocado que Iglesias apueste ahora por evitar una confrontación definitiva con Errejón, y que Echenique se haya convertido en uno de los principales blancos de las quejas de los militantes, con lo que sus aspiraciones de convertirse en el nuevo número dos del partido han quedado muy disminuidas.

Consciente de ello, Íñigo Errejón ha afirmado a los suyos que, a día de hoy, descarta la posibilidad de abandonar Podemos tras Vistalegre 2. Considera que la militancia ha demostrado que “lo quiere dentro del partido”, y también que, aunque Iglesias se mantenga al frente, él tiene todo el futuro por delante.

Su objetivo, aseguran las fuentes consultadas por ECD, es “afianzarse y lograr un Podemos más transversal” para dar el paso definitivo hacia la secretaría general una vez concluida la actual legislatura.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·