Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Esquerra va a utilizar el Círculo de Estudios Soberanistas y sus tesis independentistas para buscar un acercamiento con CiU

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El centro nació hace algo más de un mes impulsado por el vocal del CGPJ, a propuesta de los convergentes Alfonso López Tena y por el profesor de Derecho constitucional, Héctor López Bofill, partidario de la corriente independentista de los republicanos de convertirse en una especie de think tank de las posiciones catalanistas.

Al margen de sus afinidades políticas, los promotores del Centro de Estudios Soberanistas, López Tena y López Bofill, no son militantes de ningún partido y pretenden, en un principio, trabajar al margen tanto de CIU como de ERC para preservar su independencia. Motivo por el que, en un principio, aseguran que tampoco recibirán subvenciones de ninguna de las formaciones.

Sin embargo, su puesta en marcha –que nace con el objetivo inicial de organizar seminarios y elaborar estudios para aunar fuerzas entre el catalanismo de cara a materializar la convocatoria de un referéndum- tendrá otra utilidad política.

La iniciativa servirá a ERC, según reconocen algunos dirigentes de dicha formación a El Confidencial Digital,  como “espacio intermedio de encuentro con CIU”, aunque los republicanos tienen claro que, hasta que, CIU no quiera ir más allá del pacto estatutario, poco tienen que hablar”.

En esta tarea, y al margen del citado centro, podría servirles de ayuda la figura, cada vez con más peso de Orioll Pujol, una joven político más cercano a las posiciones soberanistas de los republicanos que de los convergentes.

Héctor López Bofill es un autor muy prolijo en artículos sobre temática independentista. Entre otros, el publicado por el diario Avui, en el que calificaba el nuevo Estatuto de Autonomía para Cataluña como un paso decisivo hacia la independencia política, “que resquebraja el sistema constitucional de 1978 con el reconocimiento de Cataluña como nación, y que reforma el sistema de financiación para que nuestro país tenga los recursos necesarios en el momento clave en que se desembarazará de España”.