Jueves 08/12/2016. Actualizado 18:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Estrategia del PSOE para evitar que les acusen de sectarismo por la “hoja de ruta”: repetir que cumplen un mandato constitucional

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El PSOE está preocupado por la reacción que pueda provocar en la sociedad española el conocimiento de la llamada “hoja de ruta”, es decir, el programa de actuaciones contra la Iglesia Católica recientemente desvelado y que –como contó este lunes El Confidencial Digital- fue presentado “oficialmente” el pasado 17 de septiembre, en Cádiz.

El PSOE está preocupado por la reacción que pueda provocar en la sociedad española el conocimiento de la llamada “hoja de ruta”, es decir, el programa de actuaciones contra la Iglesia Católica recientemente desvelado y que –como contó este lunes El Confidencial Digital- fue presentado “oficialmente” el pasado 17 de septiembre, en Cádiz.

 

Según reveló ECD fue el “número dos” de Justicia, Luis López Guerra, quien delineó en público las líneas maestras de la estrategia laicista del PSOE, que pretende –afirma- eliminar las actuales “ventajas” de las que goza la Iglesia Católica en España.

 

Como decimos, desde las filas socialistas se teme la reacción de los españoles ante esa ofensiva laicista diseñada desde el Gobierno. El principal objetivo del PSOE era –y sigue siendo- evitar dar impresión de sectarismo, para lo cual el procedimiento está en insistir en que lo único que se pretende es dar cumplimiento a un mandato constitucional.

 

Luis López Guerra reconoció, durante su intervención en Cádiz, la existencia de esa preocupación. Hay prevención a que la citada ofensiva provoque incómodas tensiones y conflictos. Incluso apuntó a cuál debe ser la forma más conveniente de presentar esas medidas para obviarlo.

 

El Secretario de Estado de Justicia aludió, como decimos, a la conveniencia de hablar siempre de “cumplimiento de unos mandatos constitucionales”. También aconsejó hacer hincapié en que se busca la salvaguarda de unos intereses “tan respetables o más” que los de los católicos: los de musulmanes y evangélicos.

 

López Guerra no escondió, en su conferencia del pasado 17 de septiembre, las dificultades para la implantación, a lo largo de esta Legislatura, “del Estado realmente aconfesional”, así como de las actividades e iniciativas que se derivarán de este plan.