Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ex guerrilleros de las FARC, que actúan como testigos protegidos, desvelan que 7 miembros de ETA cobraron en Colombia por enseñar a fabricar bombas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Siete integrantes de la organización terrorista ETA han pasado cuatro años –entre 2001 y 2004- en Colombia enseñando a algunos miembros de las FARC la fabricación e instalación de explosivos.

La colaboración de ETA en estos cursillos, en los que los etarras ejercían de instructores, ha sido desvelado por un grupo de ex guerrilleros de las FARC perteneciente a un comando de explosivos que decidió abandonar la organización terrorista colombiana y acogerse a un programa de protección de testigos del gobierno colombiano, informa el diario local El Tiempo.

El ex guerrillero conocido con el sobrenombre de ‘Camacho’ ha relatado a ese periódico cómo fue la llegada de los siete etarras a Colombia a finales de 2001: “recuerdo que fue un día entre semana. Hubo retenes desde el Huila y el Valle para garantizar la seguridad en el paso de cada cabecilla que se movilizaba. A los rancheros les tocó preparar un sancocho de gallina para recibir a los viajeros que llegaron del extranjero”, asegura.

‘Camacho’ asegura que los etarras llegaron a la selva colombiana en una camioneta verde acompañados por un hombre alto de bigote apodado ‘doctor Arias’. Al día siguiente fueron presentados como “miembros del grupo terrorista ETA” y los “nuevos instructores en explosivos” de los guerrilleros.

El ex miembro de las FARC describe además cómo fueron los cursos impartidos por los etarras. “Durante las primeras semanas hablaron sobre la teoría y luego, custodiados por más de 100 guerrilleros, se trasladaron hacia una zona montañosa donde desarrollaron las prácticas”. “Gracias a ese apoyo, las FARC cuentan hoy con equipos móviles, modernos, de alta precisión y técnicos capacitados para producir explosivos económicos y de buenos resultados”, añade-

Unos meses más tarde, cuentan estos reinsertados, “entre el 2003 y el 2004, los españoles regresaron a capacitar a algunos camaradas sobre ingeniería química y electrónica. Por todos esos cursos las FARC pagaron altas sumas de dinero a ETA”, reconoce el arrepentido.

Sobre el destino final de los etarras, una vez finalizados estos cursillos, relata: “sé que algunos salieron para Centroamérica y otros para España”.

Según expertos colombianos, entre las organizaciones terroristas como el IRA o ETA y la guerrilla de las FARC, “hay una empatía ideológica muy marcada en el tiempo”.

·Publicidad·
·Publicidad·