Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Expectación en el Partido Popular sobre el futuro de Pedro Arriola, una de las herencias de las que podría desprenderse Rajoy

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente del PP, Mariano Rajoy, acaba de manifestar su intención de no prescindir de personas tras el verano. Sin embargo, El Confidencial Digital ha percibido un gran interés en importantes dirigentes de esta formación por conocer el futuro del otrora asesor de cabecera de Aznar, Pedro Arriola.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, acaba de manifestar su intención de no prescindir de personas tras el verano. Sin embargo, El Confidencial Digital ha percibido un gran interés en importantes dirigentes de esta formación por conocer el futuro del otrora asesor de cabecera de Aznar, Pedro Arriola.

 

Un importante núcleo duro del PP no lo entiende. “¿Cómo es posible que Rajoy mantenga esta herencia y no quiera desprenderse de ella?”. Es la pregunta que se escucha en algunos despachos nobles de la calle Génova, en referencia al marido de Celia Villalobos.

 

Arriola desempeñó un papel destacado durante los Gobiernos de José María Aznar, en tareas de consultoría: diseño de discursos, estrategias de opinión o interpretación de encuestas. Sin embargo, la reputación del consultor no es unánime precisamente de puertas adentro.

 

Algunos militantes con años de experiencia en Génova declaran, con cierta ironía, que entre los compañeros circula el siguiente comentario malicioso: “¿Pero quién ha elaborado esa encuesta? ¿Arriola? ¡Ah! Entonces, tranquilo: seguro que se equivocan”.

 

De ahí que algunos se sigan preguntando si Mariano Rajoy mantendrá junto a sí, tras la negada renovación del verano, al famoso malagueño. En la sede nacional del partido no se sabe bien qué pensar, teniendo en cuenta que muy pocos atinan a predecir las maniobras del discreto (y gallego) presidente.