Lunes 26/09/2016. Actualizado 13:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Exteriores falla en una accidentada ceremonia en el Palacio de Santa Cruz con los Príncipes y destacados empresarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El acto de entrega de los premios “Embajadores Honorarios de la Marca España”, al que asistieron los Príncipes de Asturias y lo más granado del empresariado español, resultó finalmente un tanto accidentado. Testigos presenciales han confirmado a este confidencial algunas voces circulantes: “definitivamente, Moratinos es un gafe”.

El acto de entrega de los premios “Embajadores Honorarios de la Marca España”, al que asistieron los Príncipes de Asturias y lo más granado del empresariado español, resultó finalmente un tanto accidentado. Testigos presenciales han confirmado a este confidencial algunas voces circulantes: “definitivamente, Moratinos es un gafe”. El Ministerio de Asuntos Exteriores había decidido posponer la cena prevista inicialmente para el día 1 de diciembre en el Palacio de Santa Cruz por problemas de agenda de Miguel Ángel Moratinos. Como ya informara ECD, responsables de la organización del acto manifestaron en su día su sorpresa y malestar ante el empeño del ministro en no perderse la cena, provocando cambios en la agenda de galardonados e invitados y hasta de la misma Casa Real, y cancelaciones de billetes de avión. Finalmente, el evento tuvo lugar el lunes pasado y fueron distinguidos con la acreditación de “embajadores honorarios de la Marca España” Juan Antonio Samaranch, el empresario Amancio Ortega (presidente de Inditex), José Carreras, el periódico El País, el restaurador Ferrán Adriá, Severiano Ballesteros y el científico Valentín Fuster. Al acto asistieron los Príncipes de Asturias y el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que no se libró de las críticas de algunos de los presentes por ciertos fallos de organización. El más llamativo, el que afectó al discurso de Josep Pont, miembro del Patronato del Foro y consejero del Grupo Borges. El empresario catalán tuvo que interrumpir su intervención tras estropearse el servicio de megafonía. Durante más de dos minutos, los altavoces del Palacio de Santa Cruz dejaron de funcionar por lo que se tuvo que suspender el desarrollo del acto. Se atribuye a un destacado financiero presente en el evento el siguiente comentario, no exento de sarcasmo: “definitivamente, Moratinos es un gafe”.