Miércoles 20/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Exteriores quiere aprovechar la nueva diplomacia europea para situar a diplomáticos españoles en lugares clave: África y Asia-Pacífico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

España aspira a tener un puesto fundamental en el nuevo Servicio Europeo de Acción Exterior, en pago por el apoyo español al nombramiento de una laborista británica, Catherine Ashton, como “ministra de Exteriores” de la Unión Europea.

Según fuentes diplomáticas consultadas por El Confidencial Digital, el puesto de la Alta Representante recayó sobre una británica pero pudo haber recaído sobre un español, habida cuenta de que se trataba de dar el puesto a una persona originaria de un país dominado por los socialistas.

Actualmente, sólo Gran Bretaña y España son potencias de la Unión Europea con Gobierno de izquierdas, y España apoyó el nombramiento de la británica Ashton. Como se recordará, los puestos de presidente del Consejo Europeo y de la Comisión Europea recayeron, respectivamente, sobre los conservadores Herman van Rompuy y José Manuel Durao Barroso.

El nuevo Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), que será la mayor diplomacia del mundo cuando comience formalmente su actividad después del verano, dependerá orgánicamente de la Alta Representante Ashton. Según las fuentes diplomáticas consultadas por El Confidencial Digital, el hecho de no haber acaparado puestos de relevancia en los distintos gabinetes de los comisarios europeos, incluido el de la propia Ashton, potencia las posibilidades que tiene España de ser premiada con los nombramientos del SEAE.

Las mismas fuentes señalan a este diario que España no buscará una mayor presencia en las legaciones de la Unión Europea en Hispanoamérica, por contar ya con presencia diplomática propia muy abundante en dichos países, sino que apostará por emplazamientos comercialmente estratégicos para España en lugares con menor implantación de la diplomacia española. Se señala, de modo especial, a Asia-Pacífico y también a África, de modo que los funcionarios españoles que trabajen para las instituciones europeas también tengan relevancia en su trabajo a efectos puramente nacionales.

Otra de las zonas por las que España ha mostrado su interés es Oriente Próximo, por cuestiones de geopolítica más que de índole económica.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·