Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Fiesta Nacional: Bono asistió a misa con las familias e hizo las lecturas, la Princesa no estuvo en el Palacio Real

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La celebración del 12 de octubre, fiesta nacional, fue un día bastante completo para el ministro de Defensa, que además quiso asistir a misa con las familias de los muertos en Afganistán.

La celebración del 12 de octubre, fiesta nacional, fue un día bastante completo para el ministro de Defensa, que además quiso asistir a misa con las familias de los muertos en Afganistán.

 

No lo pasó, sin embargo, tan bien el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que al final de los actos, cuando abandonaba la Plaza de Colón junto con otros miembros de su Gobierno, tuvo que escuchar silbidos y algunos gritos en contra. No los recibió el titular de Defensa porque optó por trasladarse en autobús, acompañando a otros invitados, hasta el Palacio Real.

 

José Bono estaba ya a las ocho de la mañana en la Residencia Militar Quijote, destinada al alojamiento de miembros de las fuerzas armadas, donde se alojaron los familiares de las víctimas habidas en el siniestro del Cougar, que iban a participar en el homenaje a los caídos.

 

El titular de Defensa quiso asistir junto con las familias a la misa que se ofició a esa hora, con motivo de la festividad de la Virgen del Pilar. Es más. Según ha sabido El Confidencial Digital, no solamente participó en la ceremonia, sino que también hizo las lecturas.

 

Otro punto de interés ayer fue la presencia de la Princesa de Asturias en el desfile, sabiendo que está prácticamente a un mes de dar a luz. En la tribuna real se habilitó una silla, para que Letizia Ortiz pudiera presenciar la parada militar sentada. Por cierto, que la Reina se preocupó de que también se trajera una silla para la esposa de Ricardo Lagos, presidente de Chile.

 

Durante el acto, ya se vio a la Princesa hacer algunos comentarios con su marido, al parecer sobre cómo se encontraba. Lo cierto es que posteriormente canceló su asistencia a la recepción que daban los Reyes en el Palacio Real. Fuentes próximas a la Casa del Rey explicaban que Letizia Ortiz llevaba muchas horas de pie, porque había madrugado bastante con el fin de prepararse adecuadamente para asistir a los actos.

 

En el Palacio Real hubo casi un millar de personas, lo que provocó que el saludo a la Familia Real se prolongara demasiado y que el posterior vino español comenzara especialmente tarde. Llamó la atención la presencia del director general de la Guardia Civil, Gómez Arruche, enfundado en su uniforme de general del Ejército del Aire. No se le suele ver con esos atavíos.

 

Precisamente durante el vino de honor se supo que don Juan Carlos había hablado por teléfono con el Rey de Marruecos, Mohamed VI, para interesarse personalmente por el trato que se está dando a los inmigrantes en aquél país, a la vista de los sucesos de los días pasados.

 

Volviendo a la parada militar, Bono se temía lo peor, en cuanto al tiempo, pero, a pesar de las previsiones, no llovió, y el desfile pudo desarrollarse sin especiales problemas. La única pega fue que el paso de las unidades aéreas se siguió con dificultad, como consecuencia de las nubes, lo que hizo que se viera mejor por la televisión que en el Paseo de la Castellana. Por cierto que no volaron los helicópteros Chinook, que siguen en tierra desde hace casi un año porque aún no han conseguido el certificado de navegabilidad civil exigido por el ministro.

 

Y deslució un poco la marcialidad del desfile el paso de algunas unidades hispanoamericanas invitadas este año, que no caminaban al ritmo de las marchas militares y por tanto rompían la unidad del conjunto.

·Publicidad·
·Publicidad·