Lunes 21/08/2017. Actualizado 19:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rajoy está harto de Artur Mas y Duran i Lleida. El Gobierno no llamó a CIU para pactar los Presupuestos porque está cansado de que ‘vendan’ a otras CCAA que siempre sacan algo de Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy está harto de los nacionalistas catalanes. Ni siquiera 'cortejó' a Duran i Lleida para lograr su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado. El Gobierno se ha resignado a aprobar las cuentas públicas solo con sus votos y congeló la negociación con CIU para que retiraran su enmienda a la totalidad. No están dispuestos a que 'vendan' a otros territorios que siempre sacan algo de Madrid.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes del Gobierno, Rajoy sabía de antemano que la única contrapartida que CIU le iba a exigir a cambio del respaldo a los Presupuestos elaborados por el equipo de Cristóbal Montoro era el pago de los 759 millones en inversiones pactadas y no ejecutadas en Cataluña correspondientes al ejercicio 2008, además de los 219 millones de la misma partida de 2009. En total, 978 millones de euros.

Una petición que el Ejecu-tivo considera inasumible, y a la que el presidente del Gobierno no estaba dispuesto a ceder, por lo que ni llamó por teléfono al portavoz de CIU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida -véalo aquí- para recabar su apoyo.

Según las fuentes consultadas, Rajoy está cansado de que la única reivindicación de los nacionalistas catalanes sea siempre el dinero. Y más en la delicada tesitura en la que se encuentran, en este momento, las cuentas públicas.

En el Gobierno defienden que a los máximos dirigentes de CIU solo les importa Cataluña, sin tener la mínima consideración por la grave situación económica que atraviesa España. Pero, sobre todo, lo que más les molesta es que luego 'vendan' a otras regiones que siempre sacan algo de Madrid, lo que puede provocar el enfado y 'efecto cascada' del resto de autonomías.

Rajoy se ha quedado sin el respaldo de su socio político clave en el Congreso. Pero no parece estar dispuesto a retomar los contactos si CIU no rebaja la presión. Por el momento, -recuerdan personas próximas al presidente-, el Ejecutivo cuenta con una amplia mayoría en la Cámara que le permite gobernar y tomar decisiones, aunque la voluntad del Gobierno es la de llegar a pactos con la oposición, sobre todo, en medidas importantes de política económica.

Los nacionalistas catalanes han apoyado, hasta ahora, las últimas reformas más polémicas del Gobierno: la subida de impuestos, la reforma laboral y hasta la amnistía fiscal. A cambio, el PP catalán de Alicia Sánchez Camacho ha respaldado los Presupuestos de CiU en Cataluña.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·