Martes 26/09/2017. Actualizado 13:37h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El primer contacto del Gobierno con Guinea Ecuatorial no ha sido muy positivo: frialdad en el encuentro entre los ministros de Exteriores y suspensión del almuerzo programado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El primer contacto de alto nivel entre el Gobierno de España y el de Guinea Ecuatorial, celebrado el miércoles, en Madrid, no puede considerarse muy positivo. Se suspendió el almuerzo oficial y los visitantes suspendieron algunas de las actividades programadas.

La visita del ministro ecuatoguineano, Agapito Mba Mokuy, a su colega español, José Manuel García-Margallo, se celebró en un clima de bastante frialdad, según fuentes diplomáticas a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital.

Por ejemplo, se suspendió el almuerzo inicialmente previsto, al parecer, por la presencia de determinadas personas en la delegación de Guinea Ecuatorial, y los guineanos decidieron no cumplir algunas de las actividades programadas, entre ellas una visita a la Agencia Efe.

Que el rey o Rajoy visiten el país

La entrevista de los dos ministros de Asuntos Exteriores, lejos de abrir nuevos horizontes en las relaciones bilaterales sirvió para hacer patentes las discrepancias.

El régimen de Teodoro Obiang quiere que el rey o el presidente del Gobierno viajen a Guinea Ecuatorial, como condición para abrirse más a las empresas españolas, pero en Madrid no hay mucha intención de atender esas peticiones, hasta que no se demuestre otro tipo de comportamiento a la hora de gobernar.

El ministro Margallo, que dijo a Mb Mokuy que “es necesario profundizar en los mecanismos democráticos que establece el Estado de Derecho”, no quiere que se repita lo que le sucedió a su antecesor, Miguel Ángel Moratinos, a quien Obiang hizo numerosas promesas, entre ellas permitir el acceso de periodistas y observadores españoles en las últimas elecciones, que luego no cumplió.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·