Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno Aznar desplegó el operativo para la recuperación del Islote Perejil con enorme discreción porque temía que Francia informara a Marruecos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los soldados del Grupo de Operaciones Especiales III de Alicante estaban listos para llevar a cabo con éxito la recuperación del islote Perejil dentro de la operación ‘Romeo Sierra’. Y los movimientos se desarrollaron con total discreción. El Gobierno Aznar temía que Francia acabara informando a Marruecos.

La comunidad internacional se posicionó de manera diversa ante la crisis de Perejil entre España y Marruecos. Si Estados Unidos se mostró indiferente ante el problema y Dinamarca apoyó la postura española casi de forma incondicional, Francia se dejó claro de inmediato que se alineaba junto al Gobierno de Rabat.

Según fuentes militares consultadas por El Confidencial Digital, además de la preocupación existente por la reacción militar del país alauita –lea aquí la información publicada al respecto en estas páginas-, el Gobierno presidido entonces por José María Aznar tuvo una preocupación mayor en esos días. Se trataba del país vecino, Francia.

Las declaraciones de los dirigentes franceses llevaron a concluir ante aquella situación de crisis que “los franceses podían facilitarle información a Rabat”, por lo que se optó por adoptar una total discreción. De hecho, los responsables militares del Ejecutivo español tuvieron especial cuidado en la operación que realizaron los 23 hombres del Grupo de Operaciones Especiales III (GOE III), de Rabasa, Alicante. Y el desplazamiento a la zona de los helicópteros ‘Cougar’ de las Famet escoltados por aeronaves UH-10, tenía que pasar lo más inadvertido posible.

“Había suficiente Inteligencia sobre los movimientos militares de Marruecos y estaba todo controlado”, relatan a ECD fuentes conocedoras de aquel despliegue. Sin embargo, no interesaba que Francia tuviera conocimiento ni siquiera de los preparativos.

“De haberse tenido constancia de que Marruecos había sido alertada de nuestros movimientos, hubiéramos abortado la operación y hubiera quedado pospuesta para otro momento”, concluyen uno de los protagonistas del asalto.