Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El “papelón” del Gobierno del PSOE y de algunos medios informativos en las elecciones de los Estados Unidos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El actual Gobierno ha dejado ver, en gestos y caras, la decepción por la victoria de George Bush en las elecciones norteamericanas, y visiblemente ha tenido que tragar saliva para realizar las declaraciones hechas, entre otros, por Rodríguez Zapatero, Moratinos y José Bono.

El actual Gobierno ha dejado ver, en gestos y caras, la decepción por la victoria de George Bush en las elecciones norteamericanas, y visiblemente ha tenido que tragar saliva para realizar las declaraciones hechas, entre otros, por Rodríguez Zapatero, Moratinos y José Bono.

 

El tono de las intervenciones del Gobierno, en el día siguiente, insistiendo en que España es un “país amigo y aliado” de los Estados Unidos, y que “seguirá siéndolo”, no ha podido borrar del todo el recuerdo de previos pronunciamientos explícitos a favor del candidato demócrata, algo que no olvidará la Administración Bush, fortalecida ahora porque ha mejorado mayorías en las dos Cámaras y ha superado a Kerry en voto popular.

 

Con todo, la presencia de José Bono y de Trinidad Jiménez en la Embajada de los Estados Unidos, durante la noche electoral, ha significado un gesto de inteligencia política y de pragmatismo.

 

De entre las anécdotas desafortunadas, en las horas siguientes a la votación, destaca la actuación de Diego López Garrido, viceportavoz socialista en el Congreso, que en torno a las tres de la madrugada del miércoles, y haciendo caso a lo que apuntaban las “israelitas” (las encuestas han vuelto a fallar) y los primeros datos, arremetió públicamente contra un aparentemente “derrotado” George Bush. Horas después, miembros del Gobierno, entre ellos Bono, salían al quite, disculpando lo ocurrido con el argumento de los nervios y “el calor de la noche electoral”.

 

Igualmente desairados han aparecido algunos medios de comunicación que montaron un espectacular despliegue sobre el terreno, en los Estados Unidos, para poder narrar la “victoria” de John Kerry, y que han debido recular y describir, con bastante menos entusiasmo, lo ocurrido ese martes.

 

Televisión Española desplazó un nutrido grupo de corresponsales, con Lorenzo Milá al frente, pero también la Cadena SER quedó en evidencia con la presencia allí de su estrella, Iñaki Gabilondo. Por no hablar de la fallida portada de El País, citando en titulares a Kerry y con una fotografía del candidato demócrata.

·Publicidad·
·Publicidad·