Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno “recomendó” al Príncipe que no asistiera al Congreso sobre víctimas del Terrorismo celebrado en Colombia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El boicot del Gobierno de Zapatero al II Congreso Internacional sobre Víctimas del Terrorismo, celebrado en Bogotá (Colombia) la pasada semana, no se limitó a la inasistencia al mismo de algún miembro relevante del Ejecutivo, sino que llegó al punto de “recomendar” desde La Moncloa al Príncipe de Asturias que tampoco acudiera.

El boicot del Gobierno de Zapatero al II Congreso Internacional sobre Víctimas del Terrorismo, celebrado en Bogotá (Colombia) la pasada semana, no se limitó a la inasistencia al mismo de algún miembro relevante del Ejecutivo, sino que llegó al punto de “recomendar” desde La Moncloa al Príncipe de Asturias que tampoco acudiera.

 

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, había invitado el pasado mes de octubre, mediante una carta personal, tanto a Felipe de Borbón como a su esposa,  Letizia Ortiz, a que viajaran a su país para inaugurar el congreso. El Gobierno de Uribe estaba muy interesado en que tuviera la mayor repercusión internacional y, en ese sentido, consideraba muy importante la participación del heredero de la Corona.

 

De hecho, las autoridades colombianas estaban convencidas que el Príncipe de Asturias no tendría mayores dificultades para asistir, habida cuenta de que, hace un año, fue él quien inauguró la primera edición del congreso, celebrada en Madrid, y pronunció un sentido discurso en el que se mostró muy cercano a las víctimas del terrorismo.

 

Sin embargo, los deseos, tanto de las autoridades de Colombia como de los propios organizadores del evento –la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá en colaboración con la Universidad San Pablo-CEU de Madrid- se vieron truncados por una actitud obstruccionista del Palacio de La Moncloa, que “aconsejó” a la Casa Real que era mejor la no presencia del Príncipe en el congreso.

 

De esta forma, el Gobierno de Zapatero intentaba rebajar al máximo la presencia institucional en dicho congreso, al que también habían sido invitados el presidente, Rodríguez Zapatero, los ministros de Interior y Defensa y el Alto Comisionado para las Víctimas. Ninguno de ellos acudió, y la representación gubernamental recayó en una directora general, la “número dos” del Alto Comisionado, Gregorio Peces Barba.

 

Para excusar la inasistencia del Príncipe al congreso de Colombia, desde la Casa Real se trasladó a las autoridades del país que don Felipe no podía viajar debido a que en esos días se celebraba en España el referéndum de la Constitución Europea. Explicación que fue entendida por sus destinatarios como una pobre y torpe disculpa, ya que todo el mundo sabía que el referéndum era el domingo, día 20, y el acto inaugural del Congreso de Víctimas, el miércoles, día 23.

 

De hecho, como se ha podido comprobar posteriormente, el día de la inauguración, los Príncipes de Asturias comenzaron un viaje oficial a Brasil.