Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno teme el futuro de los matrimonios gays en el TC, que emitió votos particulares para evitar represalias con los jueces

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No las tienen todas consigo en el Gobierno sobre el destino final que pueda tener la ley de uniones homosexuales en el Tribunal Constitucional. Así se ha detectado en ámbitos del Ministerio de Justicia.

No las tienen todas consigo en el Gobierno sobre el destino final que pueda tener la ley de uniones homosexuales en el Tribunal Constitucional. Así se ha detectado en ámbitos del Ministerio de Justicia. La decisión del TC, en relación con la objeción de conciencia de algunos jueces a intervenir en las uniones homosexuales, rechazando esa objeción, pero con cuatro votos particulares, está inquietando a López Aguilar, pero también a la propia Moncloa. En esos ámbitos políticos existe prevención ante la posibilidad de que el recurso de inconstitucionalidad, presentado por el Partido Popular, puede tener alguna posibilidad de salir adelante en el Tribunal Constitucional. Al menos existe nerviosismo por esa eventualidad. Según fuentes jurídicas consultadas por El Confidencial Digital, otro aspecto que ha sido analizado es la circunstancia de que el TC emitiera hasta cuatro votos particulares, muy fundamentados, en relación con el papel de los jueces en uniones homosexuales. De acuerdo con esas fuentes, uno de los objetivos de esos votos particulares ha sido enviar un “mensaje” al Gobierno sobre que existen fundamentos jurídicos en las negativas de esos jueces a intervenir en uniones homosexuales, y así evitar que desde el Ejecutivo haya represalias contra los que recurrieron. A la judicatura había llegado la información de que el Gobierno se planteaba castigar a los magistrados que habían recurrido al TC, incluso con la grave acusación de prevaricación.