Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Guardia Civil investiga el robo de 75 cartuchos de explosivo del tipo HC utilizado para demoler edificios: existen indicios de que ha sido ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El robo se produjo hace escasos días y tuvo lugar en España. La Guardia Civil tiene constancia de que unos desconocidos han sustraído 75 cartuchos de material explosivo utilizado comúnmente para demoler edificios.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, los servicios de Información de la Guardia Civil tienen indicios de que este robo ha sido obra de ETA. Las mismas fuentes aclaran que los expertos de la Benemérita están investigando en estos momentos si esa partida, del tipo HC, es titadine o dinamita, dos compuestos que ha utilizado la banda históricamente para perpetrar sus actos terroristas.

ECD ha podido conocer que esta información ya ha llegado a las dependencias de la Dirección General de la Guardia Civil. El sustituto de Joan Mesquida, Francisco Javier Velázquez, y su departamento ya han sido informados de este hecho.

Expertos en desactivación de explosivos consultados por este confidencial aseguran que con siete y ocho cartuchos de este tipo, un detonador eléctrico, cable y metralla se puede fabricar un coche bomba.

Lo novedoso de esta acción reside en que el hurto se haya producido en España, donde las autoridades policiales no tienen constancia de que ETA haya robado en los últimos años ningún tipo de material explosivo.

Hay que recordar que el último robo de estas características se produjo el pasado mes de marzo en la estación de esquí francesa de Pralognan La Vanoise, en los Alpes. La Gendarmería gala está intentando comprobar si ETA fue la autora de la sustracción de veinte cartuchos de 2,2 kilogramos de explosivo plástico (Explus K75).

Sin embargo, con anterioridad, la banda dio otros tres grandes golpes con este mismo perfil. El primero de ellos tuvo lugar el 9 de octubre del pasado año, cuando cuatro etarras (dos hombres y dos mujeres) se hicieron en el sureste de Francia con unos 2.000 kilos de nitrometano diluido, un compuesto químico utilizado también para volar edificios.

En diciembre de 2005, ETA robó en la región de Normandía más de 1.200 kilos de polvo de aluminio, material que se emplea en la fabricación de amonal o amosal.

Por último, en la primavera de 2005, la banda añadió a arsenal unas cuatro toneladas de clorato sódico (componente empleado en la cloratita) que sustrajo de una fábrica de Poitiers.